En un momento en que todo el mundo está pendiente de las políticas de los bancos centrales y su efecto en el mercado, la inversión a largo plazo permite sacar buena ideas y oportunidades sin que variables como la intervención de Mario Draghi o movimientos del mercado puedan impedir en buen funcionamiento de una cartera de fondos. Leticia Santaolalla, responsable del fondo Aviva Eurobolsa visita el plató de la Bolsa de Madrid para hablar de su estilo de gestión y método de selección de compañías. 
 
Hemos comenzado septiembre con bueno tono en los mercados después de un verano tranquilo, ¿hay síntomas para pensar en positivo para lo que queda de año?
En Aviva Gestion una de las características que nos define es la gestión a largo plazo y nuestro horizonte temporal es medio largo plazo, con lo que no tomamos decisiones en base a lo que puede pasar en 2-3 meses.   Lo importante es que las decisiones de inversión que tomamos den rentabilidad consistente en los próximos años.

Las políticas monetarias de los bancos centrales buscan efectos a largo plazo, ¿tienen miedo a las políticas de subidas de tipos de la FED?
Creo que la subida de tipos de la FED, como ha estado muy anunciada, está bastante descontada en el mercado. No sabemos si será en septiembre o más adelante pero en principio que se vayan normalizando los tipos en concordancia con una normalización del ciclo económico es positivo.

Tenemos subida de tipos por parte de la FED, política expansiva del BCE, situación política, Brexit…A un gestor de renta variable europea, ¿cuál le preocupa más?
Nuestro trabajo consiste en buscar buenas ideas y seleccionar compañías en las que pensamos que habrá rentabilidad positiva a medio y largo plazo por lo que tampoco tomamos posiciones en base a las palabras de Draghi o algo que pueda afectar puntualmente al mercado sino que es selección de valores concretos. Ninguna de estas cosas pesan de forma determinante en la gestión de Aviva.



¿La valoración del mercado es un factor determinante en su gestión?
La valoración de las compañías es uno de los principales criterios lo que ocurre es que nos centramos en compañías – estudiamos sus parámetros y factores cuantitativos y cualitativos – y ahí cuenta la valoración y que encontremos puntos de entrada atractivos. Entramos si el precio al que cotiza es inferior al valor real. Más que entrar en el índice general porque es una referencia pero no estamos indiciados.  

La gestión activa es donde los gestores aportamos alfa y aprovechamos que hay mucha disparidad en la bolsa con compañías muy caras o baratas para encontrar buenas ideas.

¿Dónde están encontrando esas buenas ideas?
Invertimos en compañías con un perfil muy distinto. Como grandes temas, hemos estados posicionados en el sector transporte: de mercancías, comercio electrónico, paquetería… ha sido una tendencia interesante que ha dado buenos resultados. También en compañías relacionadas con el envejecimiento de la población que dan servicios o productos que atienden necesidades crecientes y aquellas relacionadas con consultoría tecnológica que se han beneficiado de una tendencia clara de externalización y gran crecimiento de la digitalización.

¿Qué cualidad busca para incorporar una compañía a cartera?
Factores fundamentales para nosotros son:

- Compañías de calidad consistente en el tiempo.  
- Intentamos ver cómo se ha comportado a lo largo de un ciclo económico completo para ver cómo de consistente es, que sea capaz de mantener o mejorar sus resultados, compañía de crecimiento con mejora de alguno de sus márgenes o compañías que están en un proceso de reestructuración significativo. 
- Y normalmente compañías con una situación financiera holgada.

Cuando inviertes en un negocio tienes riesgos inherentes al mismo pero los riesgos financieros los evitamos. Buscamos compañías que no tengan deuda o que generen suficiente caja de forma consistente como para poder afrontar los pagos de la misma. Evitamos compañías con balances estresados o que puedan tener problemas por su situación financiera.  

¿Tienen bancos en cartera?

Hemos tenido posiciones en el sector financiero con compañías alternativas a bancos. En banca no terminamos de estar cómodos. Hemos tenido gestoras, que es un negocio más fácil de entender y analizar, que no tiene requerimientos de capital de los bancos, no tienen que hacer dotaciones y provisiones del tamaño de la banca y que se beneficiaban de un mayor volumen negociado.  Es más un negocio de escala que lleva mayores ingresos y no necesariamente mayores costes porque hay una eficiencia muy importante.

El Aviva Eurobolsa es un fondo de renta variable europea pero ¿contemplan también España a la hora de invertir?
Puede porque también forma parte de la Eurozona pero al tener el Aviva Espabolsa, centrado en compañías españolas, se centran más en valores europeos.



¿Cuál es la rotación de la cartera?
Baja. Porque como somos inversores de largo plazo, cuando tomamos una decisión de inversión es porque nos sentidos cómodos para los siguientes 2-3 años con lo que no rotamos mucho la posición. Tenemos una rotación de 0,3-0,4.

¿Han modificado las posiciones de liquidez?

Como no es una gestión de momento sino de largo plazo es un fondo que está siempre invertido, siempre hay un colchón de liquidez para hacer frente a reembolsos pero es full invested.