Fernando Luque, editor de Morningstar, financial editor de Morningstar, repasa toda la actualidad del entorno de los fondos de inversión y habla de las principales apuestas de cara al 2017.
 
2016 ha sido un año muy volátil para los mercados, ¿piensa que 2017 será un año con el mismo nivel de riesgo que este que vamos a despedir?

Creo que este año tampoco es que haya sido extremadamente volátil si lo comparamos con los últimos años, incluso con los últimos 25 o 30 años. Estamos en un nivel de volatilidad en trono a la media. Es verdad que es un año más volátil que el 2014, pero el nivel de volatilidad, pese a los acontecimientos que ha habido, no ha sido mucho más elevada que la del año pasado por ejemplo. Ahora bien, el dato de volatilidad me lo tomaría con calma, sobre todo para los inversores particulares porque es un dato difícil de interpretar. Por ejemplo un fondo que pierde un 5% todos los meses es un producto que tiene una volatilidad cero y es un tipo de activo que no nos gustaría tener en cartera. Y a la inversa igual. Es un dato difícil de interpretar. Prefiero analizar la pérdida máxima. Incluso a nivel de pérdida máxima si lo miramos en términos mensuales tampoco ha sido un año excepcional en cuanto a esa pérdida máxima. Por lo menos ha sido la misma que el año pasado, con lo cual no es un año extremadamente volátil. De hecho ha sido un muy bueno para los partícipes de fondos de inversión y especialmente para los que invierten en renta variable. A excepción de aquellos partícipes que invierten en bolsa española, que como las demás bolsas del área mediterránea no lo ha hecho bien, pero el resto de mercado ha tenido unas rentabilidades atractivas. Hablamos de un 10% para los mercados mundiales. Hay países que se han salido del mapa como Brasil, Rusia, el sector de materias primas, el sector del oro, que han tenido ganancias por encima del 40%. Pero hemos encontrado muchos tipos de fondos con rentabilidades diría que incluso francamente atractivas. Por ejemplo el mercado americano es el octavo año de subidas consecutivas. Es difícil pensarlo pero es lo que ha pasado estos años. Esto supone que el potencial de subida es más limitado. Con ocho años de subida el potencial futuro es limitado y eso hay que tenerlo en cuenta para el 2017. Entonces para volver sobre si el 2017 será más volátil, es difícil. En el camino habrá unos acontecimientos políticos especialmente en Europa muy importantes y creo que sí que pueden marcar un punto de inflexión de cómo salgan las elecciones en Italia, Francia, Alemania por ejemplo. Eso es el corazón de la zona euro. Ahí si tenemos un susto sería una acontecimiento que sí puede traer una volatilidad más alta que la que hemos tenido este año.

¿Cuál cree que es la mejor manera para los inversores de gestionar ese riesgo en los mercados? ¿A través de qué fondos de inversión?

Más que hablar de fondos hay que hablar de carteras. La única forma de combatir la volatilidad es diversificar. Hay muchas formas de diversificar. La más simple es comprar un fondo de renta variable global. Diversificamos ahí a nivel de regiones países… Pero hay otra forma de diversificar más compleja, que es ir a una diversificación sectorial, que es más interesante en la medida que las correlaciones entre los diferentes sectores es más bajo que la correlación entre los diferentes países. Eso la gente lo puede entender perfectamente. Por ejemplo el mercado español si la bolsa americana baja lo más probable es que el mercado español también caiga. Pero a nivel de sectores ahí sí que tenemos diferencias más importantes a nivel de rentabilidad y de correlación, que es lo importante a nivel de construir una cartera. Entonces, diría que lo ideal es mezclar diversificación regional o por países por diversificación a nivel de sectores, pero también hay que tener en cuenta que si invertimos a nivel de regiones o países de alguna forma estamos invirtiendo también en algunos sectores. Ahí hay que ver un poco cuál es el balance global de la cartera. Hay que tener en cuenta los pesos sectoriales. Es más difícil pero es casi más interesante también. Luego el tema de las divisas, que creo que el año que viene va a ser también un tema fundamental. Todo el mundo habla de que el 2017 va a ser el año del dólar. Viendo los tipos y los movimientos de tipos probablemente será así, pero habrá que ver también lo que sucede.

En cuanto a la renta fija muchos hablan de que está comenzando el pinchazo de la burbuja, sobre todo en Estados Unidos. ¿Cree que esto está sucediendo? ¿Sería partidario de la renta fija con esta situación y con el repunte de las tires de los bonos gubernamentales?

A nivel de renta fija creo que sí que hemos pasado el punto donde ahora es más difícil ver bajadas de tipos de interés y veremos subidas de tipos de interés. Ahí no me volvería loco, no creo que vayamos a tener subidas drásticas de tipos de interés ni en Europa ni en Estados Unidos. Es posible que veamos subidas de tipos pero limitadas. En este contexto recomiendo mantener fondos de renta fija en cartera, sobre todo pensando en la cartera en su conjunto. Si uno tiene renta variable, la parte de renta fija sí que actúa como amortiguador de la posible caída que uno puede tener en la otra parte de la cartera. Eso es fundamental, salvo si uno quiere evitar la parte de tipos de interés y prefiere mantenerse en liquidez a la espera de tener posibles recortes en los mercados bursátiles. Eso es una opción. Pero no veo ningún problema en mantener fondos de renta fija. Es verdad que la deuda pública la vemos poco atractiva. Tiene más atractivo la deuda corporativa aunque ahí también hemos visto gran parte de las rentabilidades en ese tipo de activos. Pero soy más favorable a la deuda corporativa que a la deuda pública. El high yield es un bicho para dar a comer a parte. Es renta fija pero se parece a la renta variable. Para inversores particulares lo mantendría un poco en suspense, porque hay que tratarlo con cuidado. Si tenemos caídas fuertes en los mercados bursátiles eso se va a resentir mucho más en el high yield que en cualquier otro tipo de renta fija. Entonces ahí lo trato más como un activo muy correlacionado con la renta variable.

En cuanto a sectores mucho se está hablando de la rotación sectorial. ¿Cuáles cree que serán los sectores ganadores el próximo año y a través de qué fondos podemos aprovecharnos?

Nosotros ahora lo que vemos interesante es el sector farmacéutico y la biotecnología. Estos años ha dado rentabilidades impresionantes, pero ahí seguimos viendo que hay potencial. Si no un fondo invertido en salud a nivel global nos parece una inversión a nivel sectorial atractiva. Evitaríamos el sector petrolero, el sector de materias primas. El sector financiero con la llegada de Trump ha subido mucho a nivel global, anticipando subidas de tipos de interés, pero ahí es evidente que si hay fuertes subidas de tipos en Estados Unidos va a ser un sector que se va a beneficiar claramente de ese movimiento de tipos de interés. Si tengo que elegir un sector me quedo con el farmacéutico o el de salud en general.

Y en cuanto al sector financiero en Europa, seguimos a vueltas con la situación de Italia. ¿Piensa que lo peor ha pasado para el sector financiero europeo y se puede aprovechar esta circunstancia a través de algún fondo de inversión?

Es verdad que ha recuperado el sector financiero a nivel Europeo. Nosotros ahí seguimos viendo algo de valor en el sector financiero europeo. De hecho, creo que es el peor sector en los últimos diez años a nivel europeo, con lo cual significa que ha habido un desfase a nivel de valoración importante que se está cubriendo poco a poco. Prefiero el sector financiero al sector de materiales o de recursos naturales. El sector financiero puede ser buena apuesta para el 2017.

¿Apostaría por fondos denominados en dólares para aquellos que quieran tener un posicionamiento más defensivo?

Si uno tiene un horizonte de largo plazo da igual lo que ocurra el año que viene. Creo que a largo plazo nosotros decimos que hay un impacto nulo en el lado de las divisas. Algunos años subirá el dólar respecto el dólar y viceversa. Eso se compensa a largo plazo. Si uno es un inversor a largo plazo que se despreocupe por la divisa. A corto plazo diría que sí. Todo está sobre la mesa para que el dólar siga subiendo. Mayor crecimiento económico para Estados Unidos, subidas de tipos más agresivas desde luego en Estados Unidos que en la zona euro, todo eso hace que el dólar gane atractivo. Lo lógico sería que sí, que el dólar se revalorizase respecto al euro. Ahora bien, gestionar el tema de la divisa es extremadamente difícil. Me remito a los resultados de los fondos que se dedican a esto, a hacer arbitraje en divisas, a invertir en divisas, obtienen rentabilidades muy pobres. Eso significa que es muy difícil acertar con la parte de la divisa, pero sobre el papel sí. Creo que el dólar puede convertirse en el ganador del año que viene.

¿Cuáles cree que pueden ser los fondos de inversión que pueden resultar ganadores en 2017?

Creo, sobre el papel, que la renta variable debería seguir haciéndolo mejor que los fondos de renta fija. Vemos más valor en Europa e incluso en Japón, y más aún en emergentes que en Estados Unidos. El problema es Estados Unidos donde sabemos que las valoraciones están muy ajustadas. Eso tiene su precio. Ese rally que hemos tenido dificulta que las valoraciones sean atractivas para este tipo de activos. Si la bolsa americana cae, nosotros lo haremos también. Con los mercados emergentes veo difícil una disociación entre Europa y Estados Unidos en ese sentido. Pero lo que diría es que no espero rentabilidades tan altas como este año. Este año fondos de renta variable mundial están rozando el 10% de rentabilidad en euros. Eso es más complicado. Son rentabilidades por encima de la media histórica. Yo apostaría más por rentabilidades positivas pero más flojas que las de este año.