Los precios del petróleo están sufriendo de nuevo, después del pequeño rally vivido esta primavera. Los analistas prevén una tendencia bajista, en base a sus predicciones sobre las reservas. DEGIRO ha observado cambios significantes en los precios de los productos basados en el crudo. 
Desde Junio del 2014 el precio del barril de petróleo ha sufrido caídas del 42%, cotizando en niveles cercanos a los 48 dólares por barril. Esto se ha traducido en las peores caídas del ´´oro negro´´ desde el año 2008, con las pérdidas extendiéndose a todo el sector.

¿Que ha llevado a esta caída continuada?

De acuerdo con Álvaro Vidal Portavoz del bróker online DEGIRO, es una combinación de razones y no una sola, lo que está empujando los precios a la baja y haciendo que se mantengan esa tendencia. Las razones que podrían explicar las caídas son:

• OPEP: un factor crucial en la caída de precios es la OPEP- la organización de países exportadores de petróleo. Con el fin de evitar perder su cuota de mercado y beneficiar a sus competidores, la OPEP se niega a reducir su producción, como anuncio en la reunión de Viena en 2014. Su principal preocupación es disuadir la extracción de crudo en Estados Unidos por el método “fracking”, que consiste en un proceso costoso – alrededor de diez veces más que los 5$-6$ por barril que la extracción convencional en Arabia Saudí. Dejando caer los precios, la OPEP está presionando a la industria del fracking. Con los actuales niveles de precios, con el barril cotizando por debajo de 50$, la industria del fracking está sufriendo problemas financieros, con empresas cerrando y otras fuertemente endeudadas.

 
• China: En Agosto, los beneficios de las empresas industriales de China descendieron un 8.8% en relación con el año anterior, la mayor caída en 4 años, debido a la tendencia bajista en las bolsas de valores que recortaron las rentabilidades, y debido a las fluctuaciones en el Yuán Chino, que aumentaron el coste de financiación de las empresas. Esto se refleja en un descenso de la demanda de petróleo en el segundo mayor consumidor de crudo del mundo.

• Irán: Irán ha visto limitadas sus ventas de petróleo durante varios años, debido a las sanciones por su programa nuclear. De todas formas se espera que dichas sanciones se eliminen en 2016, si cumple con las condiciones del acuerdo alcanzado el pasado Julio. Con esto, Teherán anticiparía un considerable aumento en sus exportaciones, saturando el mercado lo que ayudaría aumentar el exceso de oferta actual, con la consiguiente bajada de precios del petróleo.

• Colombia: En un intento de aumentar exportaciones, Colombia planea recortar impuestos a las compañías petroleras y articular el proceso de subastas de forma más dinámica y con mayor frecuencia. Después de verse afectado por las bajadas del crudo durante el pasado año, el gobierno se ha marcado como prioridad incrementar la producción y reservas de crudo.

• Mientras que cualquiera podría pensar que esta caída en los precios ya ha llegado a su fin, vale la pena señalar que tanto las instituciones financieras como los expertos en commodities no creen tal cosa.

• Analistas de Goldman Sachs prevén una caída mayor en los precios, incluso hasta los 20$ por barril. Estos mismos analistas recortaron sus estimaciones en el West Texas para el 2016, hasta los 45$ por barril, desde los 57$ de sus proyecciones en Mayo, que esperaban un aumento en la producción de la OPEP. Las estimaciones sitúan al precio del barril en el entorno de los 50$ incluso para los próximos 15 años.

 
Debido a estas fluctuaciones en los precios, DEGIRO ha notado un incremento de la negociación de los productos basados en el petróleo que negocian en su plataforma.

¿Qué consecuencias conlleva el bajo precio del petróleo?

• Uno de los beneficiados por la caída de precios es el consumidor final. Los consumidores han visto como los precios de la gasolina, los combustibles de calefacción y el gas han descendido, llevando a un incremento del ahorro de gastos destinados a energía.

•  La caída del precio del petróleo un arma de doble filo para países importadores. Por ejemplo, Japón importa casi la totalidad de su consumo de crudo. Hasta el momento, los altos precios en la energía habían ayudado a subidas en la inflación, lo que había sido un elemento fundamental para el primer ministro japonés Shinzo Abe en su estrategia para combatir la deflación.

• También China, claro aspirante en llegar a ser el mayor importador neto de crudo del mundo se beneficiaría de bajos precios. Aun así, las bajadas en los precios no compensarían la ralentización de su industria.
Álvaro Vidal Blanco