Tipos de interés, volatilidad, Trump, Italia…en el horizonte hay varios factores de preocupación en lo que se ha denominado el ciclo alcista más largo de la historia.  Ahora la clave, dicen los expertos, es averiguar en qué fase del ciclo nos encontramos, hacia dónde evolucionará y cómo impacta eso en el pecio de los activos. Un escenario en el que lucen, más que nunca, los fondos de retorno absoluto.

 

Participantes en el desayuno sobre por qué el retorno absoluto es la mejor estrategia en la actual situación de mercado

 

Han participado (de izda a dcha): Narciso Vega ( Accurate Quant), Julio Martínez (CNP Partners), Diego Fernández (A&G Banca Privada), Sergio Míguez (EFPA España), Jorge Nuño (Fidentiis), José María Luna (Profim Grupo Arquia), Carlos Fernández (IEB)  y Silvia Morcillo (Ei)

El escenario actual, y cómo se desenvuelva, es clave. En el horizonte tenemos muchos factores que pueden inestabilizar (más si cabe) a los mercados aunque es la subida de los tipos de interés la que más preocupa a los expertos. “Empezamos a ver niveles de inflación que empiezan a repuntar, no hay crecimiento enorme y repuntes del tipo de interés americano. Es evidente que el cambio de tendencia está ahí”, reconoce Julio Martínez, director de inversiones de CNP Partners. En realidad hablamos de un problema de extensión del ciclo, especialmente cuando hablamos de EEUU, que lleva nueve años de ciclo y son lo que han empezado a reducir el QE y han reducido la compra de activos, “lo que marca el trasfondo macro al que nos enfrentamos. Empiezan a quitar el dopaje al que han estado sometidos los mercados en los últimos años y es ahí donde surge la volatilidad y, por ende, las oportunidades”, explica Sergio Míguez, socio director de Alternative Easing y Chief Economist de EFPA.

Eso sin olvidar que se está pasando de un mercado no libre a uno libre cuando mucha gente se ha olvidado de que los mercados también caen. Ahora se comienza a hablar de la vuelta de la volatilidad pero los expertos no creen que con un nivel de 15% de VIX se pueda hablar de mercados volátiles. “Lo lógico es que el mercado suba y caiga. Es cierto que a todo el mundo le interesa que suba pero lo natural es que tenga movimientos de mercado libre y que él mismo se vaya regenerando”, a juicio de Narciso Vega, cofundador de Accurate Quant.   En este punto, José María Luna, Director de análisis de Profim Grupo Arquia cree que la volatilidad que estamos viendo “es un juego de niños y veremos picos de volatilidad bastante más fuertes, con  fuertes caídas en los mercados y con el agravante de que ahora los inversores no pueden contar con la renta fija como activo refugio y donde, la alternativa, probablemente sea la liquidez que no renta nada con los tipos de donde están”.

De aquí surge la importancia de saber en qué posición del ciclo estamos, hacia dónde va a evolucionar y cómo se pone eso en el precio de los activos. Jorge Nuño, Gestor de Fidentiis Global Strategies recuerda que veníamos de una fase en la que todas las economías crecían fuerte por encima del potencial y hemos pasado una fase de crecimiento desproporcionado lo que ha generado una divergencia del ciclo, es decir, hay un  bloque formado por Europa y Emergentes que se está desacelerando mientras que EEUU es la economía que sigue soportando el crecimiento en fase de aceleración hasta este trimestre”. En este escenario, los riesgos de índole político, como la guerra comercial o Italia, han tomado una mayor visibilidad.

En este escenario, dicen los expertos, lo importante es ser capaces de hacer una rotación de activos que, en momentos de desaceleración de las economías, se tenga la flexibilidad para poner el capital en modo protección. Una situación que ha evidenciado la necesidad de que el inversor final se asesore de la forma correcta pues  “venimos de una fase de represión financiera donde los inversores han tomado más riesgos de los que deberían gracias a la situación generada por los bancos centrales pero los riesgos van creciendo y toca gestionar con más cautela y paciencia. Una gestión en la que el horizonte temporal es clave porque si no vamos a comprar y vender siempre en el peor momento”, a juicio de Diego Fernández Élices, Director de inversiones de Banca Privada de A&G.

Como inversor, ¿qué capacidad de maniobra tenemos más allá del activo refugio para transformar nuestras carteras e irnos a activos que nos den cierta seguridad a los precios actuales? “No veo muchas soluciones”, afirma Carlos Fernández, Profesor del IEB que asegura que “podemos mitigar el riesgo, reducir la volatilidad pero al final todos los precios están bastante altos. Si vamos a un escenario de restricción de liquidez, tenemos una correlación entre tipos y crédito, los dos subiendo”. La clave para esto, afirma Vega, es la diversificación y la descorrelación. “En España la gente suele confundir la diversificación con el número de posiciones que tiene en cartera y tiene que ver con la descorrelación. En este sentido hay dos patas: que hay pocos productos descorrelacionados de verdad y que es la única alternativa para cubrirte todos los tipos de escenarios, especialmente los bajistas”.   

Teniendo esto en cuenta, ¿dónde están las alternativas para el inversor más conservador? Míguez piensa que hay menos inversores conservadores de lo que parece, “lo que ocurre es que son de retorno relativo cuando los mercados suben y, de retorno absoluto, cuando los mercados caen. Teniendo en cuenta la diversificación comentada, creo que el retorno absoluto (como filosofía de inversión, no como etiqueta comercial) es la mejor opción en el escenario actual pues permite optimizar el perfil rentabilidad – riesgo”. Pero ¿en qué consisten realmente los fondos de retorno absoluto? El experto de Fidentiis Gestión asegura que son fondos “capaces de ganar dinero en cualquier entorno y ser capaces de preservar el capital.  Es por ello que somos muy estrictos con los controles de volatilidad, algo que no nos podemos saltar en ningún momento”.  Eso, unido a la flexibilidad que permita cubrirse rápidamente “nos hace tener una ventaja de la que aprovecharnos continuamente”.

 

 

Claro que, no es fácil encontrar buenos gestores que hagan retorno absoluto. El experto de A&G reconoce que hay que diferenciar entre estrategias alternativas y activos alternativos. “Hay activos en los que la fuente de retorno absoluto es distinta y puede estar descorrelacionado de verdad  y luego, retorno absoluto en lo que se sustituye el riesgo de mercado por el riesgo del gestor”.

En este punto es clave el informe de Pablo Fernández, Profesor del IESE sobre la rentabilidad de los fondos de inversión en los últimos quince años de lo que, tan sólo cuatro, consiguen batir al Ibex 35. Una estadística que hace pensar que en España el problema “es que la gente no lo intenta. Los cuatro fondos que baten al Ibex 35 es porque lo han intentado. Pero si tú tienes el cliente, no tienes el producto”, dice Fernández Élices quien recuerda que “en un mercado totalmente bancarizado en el que tienes a un clienta cautivo, lo que no tienes que hacer es no hacerlo muy mal y, para eso, no tienes que hacerlo muy bien y esto, menos la comisión, es no batir al mercado”.

Aquí de nuevo vuelve el reto de la educación financiera. A juicio de Luna “hay que mirar más allá de los garantizados, interesarse por soluciones, no por productos”. 

Evento patrocinado por:

Fidentiis Gestión