No había mucho que hacer hoy, con las bolsas de todo el mundo en negativo ante la escalada del conflicto alrededor de la península ucraniana de Crimea ocupada ahora por las fuerzas rusas.
 
Nadie se atreve a decirlo claramente, pero de nuevo resuenan los ecos de los tambores de guerra. Esta vez en la frontera entre Rusia y Ucrania, en la península de Crimea. Un territorio pro ruso y que ha sido ocupado por las tropas de este país. (Ver:el sector energía, el mejor refugio bursátil)

La jornada ha puesto fin así, a los ánimos con los que había concluido febrero, que había cerrado el mes con máximos históricos para el S&P 500. El selectivo logró subir algo más de un 4,3% el mes pasado; la mayor revalorización mensual desde el mes de octubre. (Los empleados de Buffett que batieron al jefe)

De esta manera, el S&P 500  cierra con caídas del 0,74%, el Dow Jones retrocede un 0,94% , mientras que el Nasdaq también se deja el 0,72%. 

De nuevo la geopolítica es lo que guía ahora los mercados. Más cuando durante algunas horas las agencias internacionales han extendido la noticia de que las tropas rusas habrían dado un ultimátum a las ucranianas en Crimea que expiraría en la madrugadas europea. Finalmente, la administración rusa ha negado este extremo.

Con todo, el consejo de seguridad de la ONU se reunirá en unas horas con carácter de urgencia y los engranajes internacionales siguen moviéndose sin descanso. (Ver: las cotizadas europeas más afectadas por la crisis de Ucrania).

No está todo dicho, ni mucho menos,  y menos si el FMI no apuntala la ayuda que reclama el país para evitar el default y un nuevo acuerdo con Rusia. 

Dentro de Estados Unidos hoy se han conocido varios datos macroeconómicos importantes. Así, el ISM manufacturero de Estados Unidos se ha expandido más de lo previsto en febrero, hasta 53,2 puntos, desde 51,3 puntos el mes anterior. 

También ha mejorado el gasto de los consumidores, que ha crecido un 0,4% frente al 0,1% del mes pasado. También mejor de lo previsto.  El dato es especialmente importante si se tiene en cuenta que el 70% del PIB estadounidense lo genera el consumo privado.  (Ver: Intel languidece sin saber cómo entrar en el mundo móvil)

Desde el punto de vista empresarial, pocas empresas se libran hoy de los descensos. Sin embargo hay una noticia que destaca. Son los cambios que empiezan a conocerse en Microsoft un mes después de que Satya Nadella ocupase el puesto de donsejero delegado.

Por el momento ha movido a parte del equipo directivo y de esos cambios se han producido varios abandonos, como el de Tony Bates que durante un tiempo era uno de los candidatos que optaban a convertirse en el tercer CEO de Microsoft, tras Gates y Ballmer.  La compañía ha caído hoy casi un 1,7% en bolsa.

El clima actual ha provocado caídas en empresas financieras, en aerolíneas y otros muchos sectores. 

Por poco se ha salvado Apple, que ha recibido una mejora de recomendación, justo el día en el que se anunciaba que en unos meses estará listo el dispositivo que permitirá a los conductores manejar el iPhone desde unos botones en los volantes de los coches.  (Ver noticia de recomendaciones)

En este contexto suben los valores refugio. Así, la rentabilidad de los bonos a 10 años se encuentra en el nivel de 2,60%. El EURUSD se cambia en 1,3729 dólares. Mientras que el brent está en 110,79 dólares el barril. Por último, el oro está er 1.350 dólares por onza. (Ver: el petróleo en consolidación, pese a la tensión ucraniana)