Los índices europeos se desploman arrastrados por el mal tono de Wall Street. Parece que la tan ansiada corrección de los mercados podría haber llegado aunque, como dicen los expertos, solo se sabe que ha aparecido cuando ya está aquí. Con todo, los expertos recomiendan paciencia. En UBS Wealth Management, de hecho, lo tienen claro; no ha llegado el momento de echarse atrás y abandonar la bolsa.

Sólo hay que mirar el gráfico del llamado “indice del miedo”, el de la volatilidad del mercado de Estados Unidos para ver de  un vistazo lo que ha pasado en las bolsas en las últimas horas. El fuerte repunte del VIX ilustra casi como nadie las fuertes caídas que se produjeron anoche en Wall Street, cuando de un solo plumazo las ventas erradicaban las ganancias de todo enero. Y eso que había sido el mejor primer mes de la historia de las bolsas desde 1997 (dos décadas).

 

VIX

 

Mark Haefele, director global de inversiones de UBS Wealth Management,  lo tiene claro. A pesar de estas caídas no ha llegado el momento de irse de los mercados.  “La principal causa de las caídas de estos descensos son los temores de una mayor inflación y una política monetaria más estricta”. Esto ha llevado a que el bono americano se dispare hasta su mayor nivel en cuatro años, por encima del 2,86% aunque ahora mismo haya vuelto a niveles del 2,75%. Con la rentabilidad de la deuda en estos niveles el miedo es que un mayor coste financiero pueda herir el crecimiento”.

En una nota, el experto señala que “llevamos más de 400 días sin una caída de más de un 5%, la mayor racha desde la década de 1950”. En su opinión, en un momento en el que la FED está volviendo a normalizar su política monetaria “los inversores deben esperar que la volatilidad vuelva a la normalidad también”. Explica el experto que la historia muestra que hay que esperar que sea relativamente normal periodos de cinco días al año con caídas superiores al 2%. “En el momento en el que veamos una moderación en la rentabilidad de la renta fija, confiamos que las condiciones del mercado se ordenarán”, asegura.

Aunque no creen que sea el caso, Haefele considera “que consideramos positivo mantener exposiciones a hedge funds como fórmula para mitigar los riesgos de caídas sincronizadas tanto en bonos como en renta variable”. En su opinión también puede resultar atractivo jugar estrategias de pares al tiempo que consideran que pueden salir beneficiados de su asignación estratégica de activos.