A medida que la jubilación se acerca, se presupone que uno debe ser más conservador en las inversores. Al contrario de cuando queda mucho tiempo, donde se requiere de un mayor riesgo en las inversores – ahorros.  Y sin embargo, hoy les traemos tres acciones ideales para la jubilación. ¿El punto a favor? Los dividendos. 

 Acciones con un dividendo recurrente con alta probabilidad de que sigan creciendo en el futuro.Es el caso de Walgreens Boots Alliance, una enorme farmacia minorista. Si la Comisión Federal de Compras da su bendición, la compañía podría ser mayor todavía con la compra de 2.186 tiendas de Rite Aid por 5.200 millones. Es porque esta compañía podría crecer significativamente por lo que no necesite un gran dividendo para los jubilados. De hecho, la compra de estas tiendas podría dar a la compañía una mayor economía de escala y permitirla expansión hacia numerosos mercados clave.

¿Y qué pasa con el dividendo de Walgreens? Su 1,92% de rentabilidad por dividendo, a priori, no debería inspirar terror. Los jubilados deberían pensar en cómo esos dividendos continúan fluyendo pues la compañía se podría caracterizar como un miembro de “la élite de los dividendos” al haberlo incrementado durante 41 años consecutivos. La compañía actualmente reparte menos de un 38% de los ingresos para financiar el programa de dividendos, con lo que no habrá problemas para mantener esa racha ininterrumpida.

Es más, la compañía aparece posicionada para un sólido crecimiento en el futuro, más si la comisión confirma sus planes de comprar los almacenes mencionados. Los analistas han proyectado que incremento de los beneficios de entorno al 12% anualmente para los próximo 5 años. Un crecimiento que, combinado con un sólido y estable dividendo, hace de Walgreens Alliance Boots una buena elección de largo plazo para los jubilados.

 

 

Wal Mart. A priori puede parecer arriesgado invertir en una minorista que no lleva el nombre de un río del Sur de América. Pero Wal-Mart no es una minorista cualquiera. La compañía ha conseguido mantenerse al margen de los problemas que se producen en el sector minorista, creciendo en ventas comparables en un momento en que las quiebras están al alza.  Un aumento del 1,5% en el tráfico de tiendas durante el primer trimestre evidencia que los bajos precios pueden conducir a los clientes a su tienda local.

La compañía está presionando fuerte cuando se trata de comercio electrónico. La compañía pagó alrededor de 3.000 millones por Jet el año pasado, colocando al fundador de la compañía, Marc Lore, a cargo de toda la operación de comercio electrónico. Este movimiento ha introducido una agresividad en Wal-Marte que ha faltado en los últimos años. La compañía lanzó el envío gratuíto de dos días en órdenes de más de 35 euros a principios de año, una amenaza directa a Amazon Prime, y ha comenzado a ofrecer descuentos en ciertos pedidos online. Estos movimientos se han compensado con un crecimiento del 63% en sus ventas durante el primer trimestre.

 

 

El negocio de esta compañía seguirá siendo fuerte, y su división de comercio electrónico (e-commerce) seguirá creciendo. La compañía no va a ir a ninguna parte y quizás sea el único realmente que pueda ir de la mano de Amazon. Esta ventaja debería hacer que los jubilados pongan un ojo en la compañía como una opción de gran comodidad. Actualmente, Wal –Mart tiene un yield alrededor de un 2,7% con un dividendo que es sostenible. Si hay una compañía minorista que debiera ser parte de una cartera de dividendo, esa es Wal-Mart.

W.P. Carey.  Este REIT (sociedad de inversión inmobiliaria) tiene todo lo que un jubilado necesita.  En lo más alto de sus cualidades está el hecho de que la compañía genera cash flows recurrentes predecibles porque los contratos a largo plazo apuntalan la 900 propiedades que posee en todo el mundo. De hecho, la compañía ha arrendado al menos el 99,1% de su espacio disponible a propietarios que tendrán una permanencia media de 9,6 años. Y mucho mejor, el 99% de todos los acuerdos de renta se incrementarán batiendo al crecimiento de la inflación.

 

 

La compañía paga una parte de su cash flow a los inversores en forma de dividendos, lo que supone una rentabilidad actualmente del 6%. Este Yield es estable ya que se espera que la empresa pague alrededor del 76,5% de los flujos este año.  Aunque no es sólo el de este año, la compañía tiene un gran historial de incremento de dividendos. De hecho, este año ha firmado su 19 año consecutivo de incremento de dividendos, basado en el incremento de las rentas y la habilidad de la compañía para invertir capital y construir nuevas propiedades que incrementarán los beneficios.  La compañía espera invertir 60 millones este año en rehabilitación y proyectos de expansión, y tiene bastante poder de adquisición.  Una compañía que debería dar a la compañía poder generar cash flow crecientes, soportando el pago de dividendos.