Pablo Juantegui, presidente de Telepizza, nos presenta el plan de la compañía el día de su segundo debut en bolsa. 

¿Cómo valora la caída inicial de las acciones, de más del 12%, y por debajo del precio mínimo del rango valorado?
Nosotros es evidente que hubiéramos preferido que hubiera empezado subiendo, pero nosotros tenemos una apuesta a largo plazo y un plan estratégico claro y bien definido que lo vamos a llevar a cabo y va a permitir que crezcamos, tanto desde el punto de vista de ventas, como de Ebitda y beneficio, y eso, tarde o temprano, lo remunerará la bolsa. Vamos a ser una gran inversión para cualquier accionista.
 
¿Por qué han elegido este momento para volver a bolsa tras casi una década?
La Telepizza de ahora no tiene nada que ver con la de 2007, es una Telepizza más potente, más eficiente y con un modelo de negocio perfectamente definido y que hemos demostrado que es perfectamente replicable y escalable y que no lo hacemos sólo en países como España o habla hispana, también en países tan diversos como Angola, Rusia o Emiratos. 
En estos momentos estamos creciendo en todos los países del mundo y la salida a bolsa nos permite cambiar la estructura del capital, reducir dramáticamente  nuestra deuda hasta un endeudamiento de 2 veces el ebitda a final de año que va a permitir que reinvirtamos fuertemente en nuestro negocio y en nuestro crecimiento.
 
¿En qué regiones centrarán sus planes de expansión?
Nosotros tenemos dos regiones de foco: Europa y Latinoamérica. En Latinoamérica ya hemos entrado en países como Colombia, Ecuador y Perú y tenemos una posibilidad de penetración enorme. Allí ya tenemos nuestras infraestructuras, nuestros equipos preparados y conocemos la competencia, el mercado y los consumidores, lo que nos permitirá crecer de forma rentable, porque ganamos dinero en todos los países. Y no cabe duda de que también miraremos la oportunidad de entrar en otros países, ya que el mercado de la pizza a domicilio o delivery es de los más fragmentados a nivel mundial, si lo comparamos con el pollo o la hamburguesa.
 
¿Por qué finalmente decidieron salir a cotizar a 7,75 euros, en la parte baja del último rango de precios manejados?
Teníamos la oferta cubierta a 8 euros, pero lo decidimos dejar a 7,75 porque estaba sobre suscrita en 2,5 veces y así podíamos elegir cuáles queríamos que fueran nuestros compañeros de viaje, nuestros inversores que se van a mantener 2 ó 3 años y qué cantidad de acciones le das a cada uno. Lo hicimos de una forma adecuada y esperamos que estén con nosotros los próximos tres año.
¿El tipo de inversor que buscaban es institucional extranjero? Porque básicamente son los que han cubierto la OPV…
Un 50% de la oferta han sido americanos, un 37% ingleses y el resto ha sido un goteo de varios países.
Nuestro mercado, el de la restauración, es más grande en EEUU y hay mucha compañía cotizada allí, por lo que entienden muy bien las dinámicas de empresas similares a la nuestra.
 
Este año no tienen previsto pagar dividendo, pero ¿a futuro manejan una hoja de ruta en este sentido?
Para los dos próximos años queremos seguir llevando adelante el plan previsto porque creemos que la mejor forma de remunerar al accionista es a través de crecimiento de ventas y beneficio.

Es verdad que nosotros desapalancamos 0,9x de deuda cada año, por lo que, a finales de 2017 esperamos tener una deuda de 1x ebitda y probablemente entonces sea el momento de pensar en una remuneración por dividendo al accionista.

¿Descartan hacer mayores ampliaciones de capital o que accionistas de referencia pongan parte de su capital en bolsa?
Hoy por hoy tenemos los recursos suficientes para llevar adelante el plan estratégico por lo que no necesitamos de ese capital
 
¿Cuáles son sus previsiones de cuentas para el presente ejercicio, pues no prevén salir de los números rojos?
Seguiremos en línea con los resultados que tenemos, aunque mejores que el año pasado. A mediados de mayo tendremos la primera reunión con analistas e inversores y entonces esperamos dar buenas noticias.