Los bajistas se han hecho fuertes en los últimos meses en las filas de los bancos y, además, están presentes en casi todos los blue chips, excepto en Inditex. Esto supone una amenaza constante para el Ibex 35 al comienzo de un año que se perfila como prometedor para la renta variable española. Pero, si todos estos cortos se ejecutaran a la vez, ¿realmente harían tanto daño? todo depende de la liquidez del título...
 
Hemos comenzado el año con una frase resonando en el parqué español: “este año el Ibex 35 lo hará bien”. La mejora del ciclo, la esperada subida de la inflación y el crecimiento económico, por encima de otros vecinos de la UE, invitan a ser optimistas. Pero,  quizás por llevar la contraria, quizás por guardarse un as en la manga, lo cierto es que los especuladores bajistas han aumentado su presión sobre los valores que más pesan en nuestro selectivo en las últimas semanas.
 
Ahora bien, para saber cuánto podrían tumbar en términos porcentuales un valor con su posición, hay que tener en cuenta el término lamda de Kyle, que nos indica el efectivo necesario para poder mover cada valor un 1%, pues no hay que olvidar que entra en juego la liquidez de la acción en cada inversión.
 
 
Por ello, aunque en Telefónica tengan un 2,85% del capital, debido a que su liquidez ha descendido en el último mes, los cortos podrían mover al valor un 3,63% abajo. Desde los niveles actuales esto conllevaría volver a estar por debajo de 9 euros, concretamente en 8,8, justamente a precios de cierre del día anterior a conocerse el resultado del referéndum británico.


En cambio, en Popular, debido a que ha aumentado su liquidez en los últimos tiempos, el 8,78% de capital que tienen los cortos entre manos sólo podría ocasionarle una caída bursátil del 3,31% por su lambda mensual. No obstante, después de haber reconquistado el euro por acción ayer, este roto lo devolvería a los 0,96 euros. 


 En cambio, otros blue chips no bancarios no se verían tan comprometidos. Los cortos de Repsol podrían hacerlo caer un 0,30% (hasta 14,20 euros) y los de Iberdrola un 0,17%, lo que le impediría situarse por encima de los 6 euros que tanto se le resisten. No contamos con Inditex porque tiene la suerte de repeler a los bajistas.
 

En cuanto a Santander, que al final es la acción que más pondera en el Ibex 35 y, por tanto, más puede hacer perder al selectivo, si el aquelarre de sus cortos decide vender a la vez, podría caer un 0,64%, A 5,33 EUROS, y eso que los bajistas están en máximos de tres años y medio en su accionariado.
 

Preocupante es que en BBVA hayan seguido aumentando su presión los bajistas. De hecho, según la última revisión de cortos de la CNMV registrada el pasado viernes, estos especuladores poseían un 1,03% del banco, superando por primera vez desde noviembre de 2010 la barrera del 1%. Esta posición bajista total tiene un valor de mercado de 42,4 millones y, si observamos que en el último mes cada vez que BBVA se ha movido un 1% se han negociado 35 millones, los cortos podrían hundir la acción un 1,20% si quisieran, devolviéndole a los 6,38 euros. 
 

Bankia también se vería en una situación comprometida si los cortos hicieran caja con el 1,63% que tienen de su capital, pues podrían hacer que descendiera un 1,50% y se volvería a meter por debajo del euro por acción. En cambio, en otros bancos medianos la mella estaría por debajo del punto porcentual, en el 0,80% para Sabadell y en el  0,47% para Bankinter aunque, en el último caso, la bajarían de la cima.