Uno de los formatos mas interesantes para el estudio de los mercados financieros en el medio y largo plazo son los estudios de amplitud de mercado ya que aplicando una serie de indicadores sobre la gráfica  de un índice de referencia mundial podremos tener una interesante perspectiva del mercado en cuestión.

Es importante que los índices sobre los que apliquemos estos estudio de amplitud sean índices muy multitudinarios en lo que a su composición se refiere. Debemos buscar la aplicación de estas técnicas de análisis en índices como el NYSE americano con más de 3000 compañías cotizadas o el NASDAQ COMPOSITE con más de 3500 compañías en su composición.



Esto no quiere decir que no podamos aplicar estos estudios a otros índices más estrechos sino que los resultados obtenidos de este tipo de análisis no tendrá la misma veracidad que los análisis realizados en los otros índices mencionados anteriormente. Lo que sí está claro es que índices como el DOWJONES 30 o el ibex35 no son las referencias más apropiadas para la aplicación de este tipo de estudio , por lo que si queremos estudiar la amplitud en España deberíamos coger grupos de acciones de 60-100 compañías como mínimo replicando en caso de España al mercado continuo y no al Ibex35.

¿Por qué ocurre esto? Por qué queremos índices con muchas acciones cotizadas? Pues esto ocurre porque la base sobre la que se sustenta los estudios de amplitud es la línea avance-descenso que no es más que diferencia entre el número de acciones de un índice cotizado que suben, menos las acciones de ese mismo índice cotizado que bajan, teniendo de esta forma cada acción el mismo valor dentro de un índice y por lo tanto no se tiene en cuenta el peso de la capitalización de cada compañía en los índices a los que pertenecen. Podría decirse entonces que es un modelo de estudio muy democrático ya que cada empresa tiene el mismo peso específico en el análisis que realicemos independientemente de su capitalización bursátil.

Basándonos en los datos obtenidos en la línea AD podemos hablar de una gran cantidad de indicadores de amplitud de mercado con lecturas muy variadas pero siempre enfocados al estudio de salud del mercado y a la evaluación de su fortaleza en las tendencias alcistas o bajistas. Un índice Bursatil alcista y con una línea AD ascendente y marcando máximos y mínimos crecientes será una clara referencia de fuerza y salud en la tendencia de los precios de ese índice ya que nos viene a decir que ese índice está subiendo con una gran mayoría de acciones alcistas y crecientes y no porque las empresas de mayor capitalización bursátil que lo conforman este subiendo independientemente del resto de compañías más estrechas o importantes.

En esta situación se encuentran los índices americanos NYSE y NASDAQ COMPOSITE.

Esta gráfica que les adjunto muestran las curva de precios de ambos índices con sus líneas AD en la parte alta de la gráfica y en color rojo. En ambos casos podemos observar cómo los últimos máximos de referencia que se produjeron en el los índices NASDAQ y en NYSE han sido superados por muy poco en el caso del NASDAQ y en el caso del NYSE ni siquiera ha sido superado todavía.

Sin embargo si nos vamos a analizar las curva de la línea Avance Descenso que no tienen en cuenta la capitalización de las compañías cotizadas en el índice NYSE y si tiene en cuenta el número de acciones que suben cada día nos indica que hace ya mucho tiempo que esos máximos hubieran sido superados si todas las acciones que componen estos índices hubieran tenido el mismo peso específico dentro del mismo.

Esta es una clara demostración de que la salud del Mercado americano es muy buena y que por lo tanto no hay razones de corto plazo para pensar en un posible giro bajista y si en la continuidad de un mercado moderadamente alcista.

Ante esta situación debemos tratar de buscar oportunidades de incorporarnos a la tendencia alcista dominante en los mercados Americanos y para ello vamos a usar una estrategia de entrada basada en unos indicadores de amplitud que unifican a vez a varias indicadores.

Tomamos un indicador concreto con el nombre de CTI o Composite Tape Index de corto plazo que es una composición de 4 indicadores de amplitud de mercado en los que podemos encontrar el ratio de la línea AD , el ratio del indicador de nuevos máximos y nuevos mínimos , el ROC del NYSE y el ratio del volumen empleado en las subidas y en las bajadas de las acciones en el índice.

Cuando este indicador de corto plazo entran en corrección y cae por debajo de la línea 0 mientras que ese mismo indicador CTI de MP se mantiene por encima de 0 y la cotización del NYSE sigue siendo alcista según el movimiento ascendente de su media 150 ponderada, podemos decir que una señal de incorporación a la tendencia alcista dominante se está preparando.



En la gráfica que les adjunto se pueden observar todos los indicadores que les he comentado anteriormente. Por un lado tenemos en rojo y en la parte alta de la gráfica al CTI CP que es el indicador que nos marca la fase correctiva de corto plazo, un poco más abajo aparece en el CTI MP en color azul y este debe estar por encima de 0 y por lo tanto positivo para que podamos entrar tomando una posición larga en el mercado y por último debemos prestar atención a la media 150 ponderada que aparece en el gráfico en color rojo y cuando esta es ascendente abajo de la gráfica se activa una zona verde alcista que nos permite el abrir posiciones compradoras.

Cuando todos estos requisitos de nuestro sistema se cumplen de manera afirmativa aparecerá una señal de compra en forma de flecha roja o verde dependiendo de la calidad de la señal. El giro al alza del mercado americano que se produjo la semana pasada provocó la activación de esta señal compradora dando luz verde a la posibilidad de operar largos en el índice o largos en acciones relacionadas con el mercado americano.