Jorge Molina, responsable de la oficina en España de OreyiTrade, analiza la actualidad del mercado español y europeo y las oportunidades de inversión en renta variable y fija.
 
Tras experimentar fuertes caídas y rebotes importantes, ¿es momento de pensar que el Ibex 35 ha hecho suelo?
Es cierto que el Ibex 35 ha tenido unas caídas muy pronunciadas desde comienzos de año y ha habido un ligero rebote, pero no hay muchos datos en los que apoyarnos y también hay que tener en cuenta la aversión al riesgo. Por ello, es clave lo que pase el día 10 de marzo, cuando Draghi hable sobre la política de liquidez y ayuda y soporte a los mercados. Puede ser un punto de inflexión a tener en cuenta y sea la partida de un rebote tan deseado.
 
¿Cuáles son los niveles de resistencia claves para pensar que el Ibex 35 en una posible consolidación de los rebotes y posible suelo?
La resistencia más cercana la encontramos en 8.895 puntos, que son niveles de mediados de enero. Luego tenemos una resistencia más lejana, en 10.470-10.473 puntos, referencia de agosto.
 
¿Cree que la amenaza del Brexit podría ser un factor adicional de incertidumbre para el mercado?
Sin duda. La posible salida del Reino Unido de la Unión Europea es una gran amenaza para los mercados y, si se da, los mercados lo verán con mucha volatilidad. Hay que tener en cuenta los puntos fuertes y ventajas de este acuerdo; se ha desmarcado el alcalde de Londres con una declaraciones muy fuertes pro-Brexit, pero tenemos puntos a favor para mantener a Reino Unido en la UE, pues es el segundo gran contribuyente neto de la UE, tiene una balanza financiera muy fuerte, muestra de ello es que ha bajado su paro más que toda la UE junta en los últimos años. Yo, si estuviera en el lado de Reino Unido también comprendería que no quiero ser lastrado por los países receptores cuando yo soy pagador.  Por ello, el referéndum del 23 de junio puede ser un punto clave.
 
Otro de los factores que está lastrando al Ibex son los bancos, que son el sector que más pondera y de los que más han caído. No obstante, ¿cree que es momento de cogerlos desde abajo?
Es una opción. Es verdad que el sistema bancario ha tenido un complicado proceso regulatorio y ello prueba las caídas de estas semanas, pero en los rebotes, arrastran mucho peso. Además, hemos visto que Fitch sacó a Bankia de “bono basura” y bancos como Popular, Sabadell y Caixabank han caído mucho desde comienzo de año. Por ello, creo que puede ser interesante tenerlos en cartera, no digo a corto plazo, porque la volatilidad puede influir mucho y experimentar mucha inestabilidad, pero sí a medio-largo plazo. Santander a 3,70-3,50 euros es una oportunidad para medio-largo plazo.
 
Otros valores que han sufrido mucho son los relacionados con las materias primas, como ArcelorMittal y Acerinox. Si bien el primero sigue en caída libre, el segundo es el que más sube en el año en todo el Ibex 35. ¿Cree que es momento de apostar por alguno de ellos?
En este tipo de valores, más que la estabilidad del valor, influye más el precio de sus materias primas. Por ello, si vemos rebotes del aluminio y el acero son valores a tener en cuenta.
 
¿Qué están sobreponderando ustedes?
En estos tiempos tan volátiles y de tanta incertidumbre seguimos trabajando sobre todo en una política de dividendos. Hay empresas estables que reparten importantes dividendos y también añadimos, en cierta medida, las staples, es decir, las empresas de productos de primera necesidad básica, que creemos que son una alternativa a tener en cuenta en cartera. 

¿Qué valores están teniendo en cuenta para invertir por rentabilidad por dividendo?
El dividendo de Aena, su primer dividendo. Repartirá 400 millones de euros, a razón de 2,71 euros por acción. También tenemos a Telefónica, con una rentabilidad por dividendo del 8%. Tener esos valores en cartera es una estrategia estratégica.
 
En renta fija, hace unos meses defendía las oportunidades de invertir en bonos high yield y deuda privada europea. ¿Siguen viendo oportunidades en estos activos?
Sí, por supuesto. Con el BCE promoviendo la liquidez y con los tipos de interés tan bajos que tenemos, consideramos que el high yield es una parte importante, así como la deuda privada europea.