Mañana Repsol publicará su tan esperado Plan Estratégico 2016-2020. Esta hoja de ruta reflejará un antes y un después en la compañía debido al viro empresarial que ha dado la petrolera desde la adquisición de Talisman. Hemos preguntado a los expertos qué debería plantearse Repsol en este nuevo plan y estas son las claves: 

REDUCCIÓN DE DEUDA POR ENCIMA DE TODO
La compra de Talisman ha sido positiva para el negocio de Repsol, “pero ha sido una equivocación en el timing”, dice José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV. Pues “con un crudo en 40/45 dólares, Talisman podría destruir entre 1.500-2.00 millones de caja en los próximos 2-3 años”, prevé el experto. Esto arroja más negro sobre blanco a una situación de creciente endeudamiento, pues esta adquisición ha supuesto para Repsol la asunción de 3.776 millones de deuda. De hecho, en el segundo trimestre la española elevó su deuda financiera neta a 13.264 millones, lo que supuso un incremento de 13.138 millones respecto al cierre del primer trimestre de 2015, y de 11.329 millones comparado con el cierre del año 2014, debido principalmente al pago de la adquisición de Talisman y la consolidación de su deuda.

Esto ha llevado a que Repsol pase de tener una situación cómoda de endeudamiento de 0,5 veces Ebitda de antes de la compra de Talisman, a las 2,5 veces actuales. Por tanto, el nuevo plan estratégico tiene que virar con eje en la deuda. En este sentido, Sonia Ruiz de Garibay, analista de Beka Finance, considera que “en este nuevo plan anunciarán medidas para ir reduciendo su nivel de endeudamiento más cerca de las 2 veces Ebitda para poder conservar su rating”. Pues no podemos olvidar que Standard & Poor's rebajó la semana pasada la perspectiva de la petrolera a negativa, manteniendo el rating en 'BBB-/A-3, reflejo de la previsión de unos márgenes de refino más bajos en 2016. Además, abrió la puerta a una posible rebaja de la calificación en los dos próximos años si las medidas que adopta Repsol no mejoran sus magnitudes con un flujo de caja negativo limitado después de dividendos. Según los expertos de Renta 4, “la revisión a la baja de la perspectiva refleja la hipótesis de unos menores márgenes de refino en 2016”. Esto es todo un palo para Repsol, pues hasta ahora la española había capeado el abaratamiento del crudo mejor que otras petroleras gracias a que se beneficia del margen de refino.
Pero, ¿qué puede hacer Repsol por reducir su deuda? ahí van una serie de posibles medidas:

repsol deuda


DESINVERSIONES EN ACTIVOS NO ESTRATÉGICOS Y PARTICIPACIONES ACCIONARIALES
Si bien Repsol cumplió con los objetivos anunciados de realizar desinversiones por 1.000 millones (obtuvo 325 millones de euros con la venta del 10% de CLH, y otros 652 millones con la venta de parte del negocio de gas canalizado a Gas Natural y Redexis Gas), Brufau podría anunciar nuevas ventas de activos para seguir calmando los ánimos. En este sentido, Repsol negocia la venta de activos de propano y butano a EDP-Energias de Portugal-. Esta desinversión le garantizaría ganar otros 1.000 millones.

Además, Carlos Ladero, consultor de Invinco, no descarta que anuncie una salida del negocio de gas licuado del petróleo GLP. Repsol está presente en este negocio en cuatro países de Europa y Latinoamérica, manteniendo posiciones de liderazgo en Portugal y Ecuador, siendo los principales distribuidores en España y Perú.

En el candelero siempre está la posibilidad de desinvertir en Gas Natural. Actualmente Repsol posee un 30% de la gasista española, lo que a precios de mercados tendría un valor de más de 5.400 millones de euros. Además, le garantiza un flujo de caja recurrente vía dividendos. El año pasado se embolsó 374 millones en retribuciones de Gas Natural. José Lizán cree que esta desinversión la podríamos ver a partir de 2016, pero no ahora, pues además sobre esta participación pesan intereses políticos nacionales de defensa de las grandes empresas españolas.


RECORTE DE GASTOS
Bajo el paraguas de ahorro de costes del Programa GO que Repsol anunció en abril, la petrolera espera mejorar en 2016 sus ingresos operativos en 500 millones de euros y las sinergias recurrentes, que se calcula que pasarán de 200 y 320 millones de euros. Aunque desde Beka Finance creen que “podría anunciar una intensificación del plan de eficiencias y sinergias más allá de los 320 millones que se que barajan actualmente mediante medidas de eficiencia operativa”.

Otra medida de ahorro de costes ya anunciada es el recorte del 6% a su plantilla a nivel mundial, con el despido de 1.500 trabajadores en los tres próximos años.

También Sonia Ruiz de Garibay considera que Repsol buscará una situación de neutralidad de caja. ¿Cómo? “Con un escenario de caída del precio del petróleo, la compañía podría acometer un recorte del CAPEX del grupo entre 2016-2017”. Además, Gemma Hurtado, gestora principal de Mirabaud Equities Spain, piensa que este plan supondrá “el cambio en el sesgo de la compañía en la que en los últimos años la palabra clave fue crecimiento (el upstream - exploración y producción- como fuente de crecimiento de la compañía), hacia generación de caja".


MATENIMIENTO DEL DIVIDENDO
Desde Beka Finance no esperan que la petrolera toque la retribución al accionista, pues actualmente es todo un reclamo para los inversores ávidos de retribuciones periódicas proporcionando una rentabilidad por dividendo de casi un 8%, la segunda más alta del Ibex 35.

Repsol se puede permitir mantener el dividendo porque “no es muy gravoso desde el punto de vista de la caja”, puesto que ya remunera en scrip dividend y la gran mayoría de sus inversores –un 63,5% más- optan por recibir títulos en vez de efectivo (1 euro/acción, formato scrip). De hecho, Sara Carbonell, de CMC Markets, considera que “si recorta el dividendo el mercado podría reaccionar castigando al valor en bolsa. Recordemos que en el último plan presentado (2012-2016) recalcaban como objetivos en cuanto a esto: Opción script dividend y Pay Out del 40-55%”.

Ruiz de Garibay cree que dejarán este as escondido bajo la manga “para un escenario más ácido y, de momento, su mensaje redundará en una política de mantenimiento”. (Quizás le interese: Compañías susceptibles de recortar dividendo)


NI HABLAR DE LA AMPLIACIÓN
Los expertos descartan totalmente que Repsol anuncie que sale al mercado a captar financiación. “Ni emisiones de deuda ni mucho menos ampliaciones de capital”, dice Ruiz de Garibay. “Repsol no se puede permitir endeudarse más y tampoco es momento para ampliar capital ni para emitir convertibles”.

Con un petróleo en torno a 50 dólares por barril o incluso por debajo, una proposición de ampliación de capital no atrae el interés de los inversores y hay que tener en cuenta una ampliación de tan sólo 1 vez Ebitda (Ebitda previsto para 2015 5.000-5.500 millones), con una capitalización de 15.460 millones, supondría aumentar capital en un 30%. Inasumible ahora mismo.
PERSPECTIVAS PARA REPSOL EN BOLSA
A la espera del nuevo plan estratégico 2016-2020, en Mirabaud ven con buenos ojos a Repsol. Por fundamentales, Gemma Hurtado considera que “a estos niveles la compañía es atractiva, estamos estimando 6x EV/EBITDA 2015e, y pensamos que está cotizando el peor escenario en términos operativos y financieros. Además, la presentación del plan estratégico debería despejar muchas dudas en los dos aspectos y mejorar el perfil de riesgo de su balance”.

Teniendo en cuenta las perspectivas de futuro, piensan “hemos comprobado la capacidad de Repsol de compensar parcialmente el impacto negativo del precio del petróleo con unos resultados excepcionales en el segmento de downstream (refino en particular), con márgenes de refino de 6 dólares por barril históricamente altos. En adelante esperamos una mejora del perfil financiero (sobre todo gracias a posibles desinversiones) y un foco en la generación de caja muy importante. Ambas cosas deberían ayudar a mejorar la visibilidad de la compañía”. (Quizás le interese: ¿Ha llegado el momento de invertir en Repsol?)

Ahora, la clave está en el precio… ¿ha hecho suelo Repsol? Nicolás López, de M&G Valores, cree que "Repsol ha hecho un suelo importante en los 10 euros, pero tal ha sido el rebote que ha tenido, que podría pasarse algunas semanas atascado. De cara a los próximos meses creo que continuará con el rebote y podríamos verlo en 14-15 euros”.

repsol


Este pronóstico también está en línea con el del consenso de mercado, que baraja un precio objetivo a un año de 15,22 euros. Esto redundaría en una subida del 30%, apoyada por un 64% de los analistas partidarios de mantener las acciones y un 21% que animan a comprar ahora.

Evolución recomendaciones de brokers y precio objetivo (naranja) en Repsol:


brokers repsol