El descenso del precio del crudo ha dejado un escenario que ahuyenta a muchos inversores, pero que puede favorecer oportunidades para invertir en el largo plazo. ¿Por qué activos podríamos apostar en el futuro?
Lo dicen muchas firmas de análisis. El precio del petróleo seguirá cayendo, incluso, hasta niveles de los 30 dólares. Cierto es que no hay una unanimidad en la cifra, pero sí que se intuye que podría seguir trazando una senda bajista. Por eso nadie apuesta en estos momentos por acciones petroleras.

Da absoluto pavor ver cómo, mientras el crudo se desploma, los valores relacionados con esta industria también desempeñan el mismo camino. Las compañías vinculadas a la energía y al sector del petróleo tienen un semblante bajista que obliga a los operadores a mantenerse al margen hasta que vean que la situación puede mostrar un cambio notable.

Sin embargo, hay algunas entidades que apuntan a que hay que tener tranquilidad en estos instantes. Más bien aprovechar estas caídas para poder obtener rentabilidad de cara al futuro, cuando el precio del crudo escale a niveles de hace unos meses, como así se estima más en el largo plazo.

Una de estas acciones que podría sufrir una transformación es BP PLC. Los expertos aunque dicen que existen algunos riesgos materiales alrededor de Macondo y la incertidumbre en Rusia, creen que hay la posibilidad de una recuperación por el potencial subyacente de las ganancias de la energía en todo el mundo.

Caídas de BP en los últimos meses
BP caídas

Ahora mismo su PER es de 10,7 los beneficios, lo cual está por debajo de la media del mercado. Además, la compañía ofrece un dividendo a sus accionistas cuya rentabilidad es del 6,7%. El precio objetivo es de 42 dólares, frente a los casi 36 dólares en los que cotiza en estos instantes.

Si hablamos de petroleras estadounidenses una de las que se nos viene a la cabeza es Chevron. Con un dividendo fuerte para sus inversores, es una de las empresas que alberga un lugar sólido en el sector del gas natural. Es un valor para mirar mucho más allá de la debacle que ahora mismo ha sufrido el petróleo.

Evolución del dividendo de Chevron


El consenso de mercado estima que la compañía tendrá una tasa de crecimiento anual compuesta de más de un 5% para los próximos cinco años. También señala que la acción cotiza con un descuento considerable con respecto a la valoración de sus pares mega-cap. De esta forma, su precio objetivo es de 121 dólares, frente a los algo más de 102 dólares en los que se mueve la acción en la actualidad.



Asimismo, Marathon Oil podría ser otras de las que se beneficiarán cuando el crudo tome el signo positivo, dado que es una firma de petróleo y gas integrada en amplias operaciones upstream. Los negocios de esta compañía se centran, principalmente, en tres segmentos: Exploración y producción en Norteamérica, exploración y producción Internacional, y Minería Oil Sands.

La empresa ya ha pronosticado que en 2015 los gastos de capital serán de aproximadamente un 20% por debajo que el gasto en 2014. Los inversores reciben un dividendo cuyo retorno asciende al 3,3%, mientras que su precio objetivo es de 36 dólares, cuando ahora cotiza en torno a los 25 dólares.

También Occidental Petroleum, podría ser una de las importantes acciones que tener en cartera antes de que comience la recuperación en el sector petrolero. Anunció el año pasado que continuará creciendo su política de dividendos y espera comenzar a recomprar más acciones este año y los siguientes, lo cual es un atractivo para tomar posiciones.

El consenso espera ver a la empresa reducir gastos en efectivo durante los próximos dos años en 6.800 millones de dólares, que es de un 33% por debajo de los niveles del pasado ejercicio. También se prevé que la firma emplee 5.000 millones de dólares en 2015 para la recompra de acciones. Así, su precio objetivo es de 90 dólares, frente a los 76 dólares en los que se mantiene en el momento actual.