Son el futuro, aunque ya está aquí y están desde hace ya más de dos décadas. Ya fabrican decenas de objetos, desde las diferentes partes de una vivienda a una prótesis de una nariz o una oreja, o un cráneo.
¿Qué esperar en bolsa?

Todo presionando un botón, aunque es algo más complicado que sacar la copia de un documento. Son las llamadas impresoras 3D, que usan materiales líquidos que luego se enfrían y se endurecen para fabricar objetos.

Se dice, incluso, que con el paso del tiempo llegarán incluso a resolver el problema de la escasez de órganos humanos para trasplantes. Hace unos meses un equipo médico creó casi la totalidad de un cráneo para uno de sus clientes.

¿Imaginan lo que puede suponer para la industria de autopartes, por ejemplo? Quizá por eso en los últimos años han llegado a subir exponencialmente hasta el punto que desde algunos foros se hablaba de este sector como de una nueva burbuja comparable a la de internet a principios de la década del 2000.

Por ejemplo, la mayor compañía del sector 3D Systems ha conseguido multiplicar por casi 6 veces su valor en bolsa en los últimos tres años.

Stratasys, que es la segunda más grande ha conseguido algo menos en este tiempo, aunque los inversores que entraron en ese tiempo acumulan la nada despreciable cifra de un 250%.

3d y stratays


Tanto es el atractivo del sector, al menos en el plano meramente mediático, que hace apenas unas semanas nació el primer fondo de inversión ligado al sector, el llamado 3D Printing and technology Fund (TDPIX).

Este instrumento nació el pasado 28 de enero y aún no se conoce cuál es su composición, aunque los expertos creen que contará con la presencia de 3D Systems, Stratasys o algunas relacionadas como Dassault o General Electric, que también han entrado en el sector. Por lo demás, lo único que se conoce es que la inversión mínima de 2.500 dólares.

La agencia Bloomberg citaba recientemente a un analista de Lux Research que apuntaba que en 2012 el mercado para los productos de 3D había alcanzado en 2012 casi 800 millones de dólares y que podría crecer hasta 8.400 millones de dólares en 2025.

Sin embargo, por lo que parece el fondo no ha nacido en el mejor momento. En lo que va de año, por ejemplo, 3D Systems pierde alrededor de un 20% en bolsa, y eso al haber recuperado, ya que desde enero llegó a perder un 30%. Y no se trata de una tendencia exclusiva para la compañía. También caen otras empresas del sector.

Por ejemplo, Stratasys pierde algo menos de un 10%, aunque en los peores momentos del año llegó a ceder casi un 20%.

La cuestión ahora para los expertos es la de decidir invertir pensando en los flujos futuros de las compañías o pensar en la valoración.

3D Systems, por ejemplo, tiene un PER de casi 90 veces, aunque la alemana Voxeljet cotiza casi cerca de las 4.000 veces.

¿Cómo lo ven los expertos?

A pesar de las altas valoraciones, según Facset el 68% de los analistas que siguen 3D Systems apuestan por comprar las acciones, el 21% mantener y el 11% vender los títulos de la empresa.

empresas comparables del sector


Stratasys, por ejemplo, tiene un 76% de recomendaciones de compra y el resto son apuestas de venta.