Rafael Ojeda, analista independiente, repasa la actual situación de los mercados y dónde se encuentran las principales oportunidades de inversión tras las elecciones de Estados Unidos.
 
Las bolsas parece que se han tranquilizado después de la victoria de Donald Trump tras ver cómo fue el resultado electoral. ¿Piensa que solo esto es un periodo de impás o vendrán más caídas cuando se termine por descontar esta victoria?

Creo que el mercado  no ha descontado porque no había nada que descontar. La política económica de Donald Trump y las políticas de Hillary Clinton iban en la misma línea: incremento del gasto público. Lo que ocurría era que mientras Donald Trump aboga por una reducción de impuestos a los más ricos Clinton ofrecía un incremento de estos impuestos. Este desfase económico se compensa con que Donald Trump va a acabar con las energías renovables y con un montón de subsidios. Acabará con el Obamacare. De ahí sacará fondos, mientras que Hillary Clinton la idea que tenía era la inversa. Al final van a cuadrar el círculo pero el síntoma más importante es qué va a pasar con los tipos de interés.

Con este resultado, ¿cuáles pueden ser los sectores más beneficiados y más perjudicados dentro de EEUU?

Al haber ganado Donald Trump los más beneficiados van a ser todos los que tengan que ver con hidrocarburos, las petroleras principalmente. Si hubiera ganado Hillary Clinton no habría sido así. También todo lo que tenga que ver con tema como infraestructuras. Empresas como ACS por ejemplo. Todo eso va a tener un importante avance porque ya han hablado de una cantidad de entre 300.000 y 500.000 millones en los próximos años para actualizar toda la red viaria de Estados Unidos que es cierto que está bastante deteriorada.

En política monetaria existen bastantes dudas, sobre todo por las declaraciones de Donald Trump criticando la política llevada a cabo por Yellen. ¿Podríamos ver cambios a partir de ahora y podría peligrar la subida de tipos de interés en el mes de diciembre?

Esa es la gran cuestión. Lo normal o lógico es que tanto si ganaba un candidato como otro la subida de tipos era inminente y tenía que producirse en el mes de diciembre. Sobre todo porque la política económica y cómo iba EEUU no justificaba que no se produjese esa subida de tipos. Por otro lado, también dentro de la Fed ya había voces discordantes de Janet Yellen que opinaban que tenía que realizarse y debía haberse realizado esa subida de tipos. Es un tema de credibilidad. Si la Fed no sube se está engañando a sí misma porque ella se puso muy claramente unos hitos para subir esos tipos de interés y realmente se han producido. Por tanto, si no lo hacen nos estaban engañando o se querían engañar a sí mismos. Si no se realiza es por miedo a que esa subida de tipos junto con la política económica de Donald Trump produzca un parón en la economía norteamericana. En el momento que tengan claro cuál es el mensaje real de Donald Trump vamos a ver esto. Pero en principio sí va a haber una subida de tipos y lo que no está claro es el año que viene si va a haber dos, tres o una.

¿Piensa que después de estas elecciones la continuidad de Janet Yellen está en entredicho a partir de 2018?

Creo que no está en entredicho, creo que a la primera que pueda Donald Trump la va a cambiar. Es muy dovish, muy Obama, y las políticas de él son radicalmente diferentes. Por tanto, tener en la Reserva Federal a alguien con quien va a tener tantos problemas y una diferencia de discurso tan grande creo que no tiene lugar.

Sobre el mercado de divisas, ¿qué movimientos podemos esperar sobre todo con respecto al dólar y otras divisas como el euro o el peso mexicano?

Creo que se va a producir un fortalecimiento del dólar a lo largo del año que viene. Pienso que estará en el entorno del 1,05. No pienso que se endurezca más ni que se produzca esa paridad que se comenta. Fundamentalmente porque a Estados Unidos no le interesa una paridad y tener tantos problemas con sus exportaciones. La política de Donald Trump lo que quiere es repatriar esos beneficios en el extranjero y puede ser un coste muy importante para las empresas, por lo que creo que será un poco más cauto. Pienso que algo de fortalecimiento se producirá, sobre todo porque tampoco creo que se vaya a fortalecer mucho el euro con las elecciones que vamos a tener este año y que van a generar mucha volatilidad.

Trasladándonos en el mercado europeo. ¿Qué impacto podemos ver aquí en el medio plazo después de este resultado?

Lo que podemos ver es primero mucha volatilidad y mucho populismo. Todos los populismos en Europa como en Francia, Italia o Hungría, pueden generar bastante inestabilidad dentro de la zona euro. Va a depender mucho de ver cómo se hace el Brexit y luego después si Donald Trump es tan antisistema o si realmente tiene un programa oculto que no quiso decir durante la campaña por miedo a perder votantes.

¿Qué acciones podemos incorporar a cartera después de reconocer el resultado de las elecciones en Estados Unidos?

A mí en Estados Unidos me gustan algunas empresas del sector farmacéutico como Pfizer. Luego también empresas de infraestructuras relacionadas con la construcción o con el precio del petróleo. Empresas petroleras en Estados Unidos. Hay que tener cuidado porque Estados Unidos está caros, los PER ya no están baratos, y hay que tener cuidado. Oportunidades de mercado hay. Luego en Europa aquellas compañías concesionarias como ACS que pueden conseguir importantes pedidos en Estados Unidos en un momento en el que va a ser el Gran Dorado.