Si hay un tema que está ya bastante manido es el del petróleo. Después de moverse en una horquilla amplia parece que su situación es la misma desde hace varios meses. Se mueve en rango y parece que poco va a cambiar tras la próxima reunión de la OPEP que tendrá lugar el 26 de septiembre.
 
Hay varios temas que los inversores tienen sobre la mesa. Uno es la subida de los tipos de interés en Estados Unidos este año, otro es los coletazos del Brexit y, por último, sigue el precio del petróleo. Éste es un factor que sigue azotando a los inversores después de la caída que comenzó a dibujar hace ya dos años, cuando los máximos del barril alcanzaron los 120 dólares en el mercado.

El petróleo llegó a cotizar en torno a los 27 dólares como nivel mínimo y desde ahí se ha estabilizado. Pero poco más. De consolidar ese suelo hasta superar los niveles de los 50 dólares. Nada más allá. Parece que ahí se agota la tendencia en un entorno geopolítico que ha cambiado lo suficientemente poco como para pensar que el precio va a romper al alza.

De octubre 2015 a enero 2016, los futuros sobre el barril de crudo, referencia en el mundo, descendieron en un 50%. A partir de ese punto más bajo, el precio se duplicó durante los próximos cinco meses cerca del 22%, antes de caer de nuevo. Esto vino derivado, en gran parte, por las esperanzas de una congelación de la producción siendo anunciadas por la OPEP en su próxima reunión a finales de septiembre.

Sin embargo, a través de un gráfico diario de Thomson Reuters se observa hasta qué punto la salvaje volatilidad en el precio del crudo ha sido hasta ahora importante en 2016. Llega a ser tal que se mueve en rangos de hasta un 2,32%. Un rango importante teniendo en cuenta hechos pasados en las que el crudo gozaba de mayor estabilidad de los mercados.

Brent cotización


Pero para ver lo que se puede esperar del petróleo basta con echar un vistazo al último informe elaborado por Morgan Stanley y por su estratega jefe de commodities, Adam Longson. Desde su punto de vista el petróleo se puede mover en los mismos niveles en el periodo previo a la reunión de los países de la OPEP que tendrá lugar en Argelia a finales del próximo mes.

"El mercado trata a la OPEP como el banco central del petróleo, donde cualquier medida o declaración puede mover a los mercados y hacer repuntar las posiciones cortas”, escribió Longson. "Cuando falta más de un mes para que se produzca este evento del Foro Internacional de Energía en Argelia, los mercados pueden perder interés en pronosticar un acuerdo”, añadió. "Sin embargo, como se acerca la reunión, no sería sorprendente que la volatilidad del mercado aumente", concretó el experto.

Mientras que muchos están, obviamente, especulando a que se produzca un acuerdo para congelar la producción que pueda garantizar el repunte de los precios del petróleo, Longson no ve esa opción. “Es bastante improbable que llegue un acuerdo en la reunión de la OPEP para reducir la producción”, concretó, aludiendo a que hay demasiados contratiempos y problemas logísticos como para que se pueda llegar a un punto en común entre todos los actos que componen el escenario internacional del petróleo.

"Dadas las declaraciones anteriores de la OPEP y de sus miembros en relación con el estado positivo de los mercados, las metas de producción interiores y objeciones por parte de los miembros productores por debajo del potencial, hacen que sea absolutamente inviable un acuerdo para recortar la producción”, valoró. "Incluso si se llega a un acuerdo para congelar la producción, esto supondría muy poco para los mercados internacionales y no haría variar bastante la cotización de los precios del crudo”, expuso el analista. El suministro de la OPEP se encuentra actualmente en niveles de récord, impulsados ​​tanto por los aumentos estacionales en la demanda interna y como por las políticas actuales de la cuota de mercado de maximización de los miembros del cártel", destacó.

Así pues, la entidad financiera norteamericana muestra que la nivel de producción de la OPEP se encuentra en niveles récord en comparación con años anteriores y eso, a pesar de que la demanda se ha incrementado en los últimos meses, hace muy difícil pensar que sea suficiente para que el precio del crudo descienda.

Producción petróleo


Longson también sugirió que los mercados han malinterpretado los comentarios recientes de Arabia Saudí que alimentaron la especulación de que la congelación de la producción de países de la OPEP puede llegar en la próxima reunión de septiembre. En esta línea considera que las declaraciones del ministro de petróleo del país árabe se manifestó en los mismos términos que anteriormente y que no se compromete al recorte de la producción ni aun cumpliéndose ciertos parámetros.

"Pocos miembros de la OPEP han expresado la necesidad de una congelación, con la excepción de Venezuela. Los miembros que son favorables a un recorte de la producción han sido menos que los que están a favor de mantener la producción en los niveles actuales, a excepción de Nigeria que ahora quiere unirse a la disminución de la producción”, analizó Longson".

De esta manera, el experto de Morgan Stanley cree que el reciente repunte en los precios del crudo ha sido impulsado por factores más técnicos y orientados de posicionamiento en lugar de en aspectos más fundamentales. Por eso, el petróleo debería encontrarse más en los niveles actuales o, incluso, por debajo de la cotización actual. La historia de nunca acabar. 

QUIZÁS LE INTERESE LEER: Compre estas acciones de petróleo si el barril conquista los 60 dólares