Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, analiza las previsiones de resultados de BBVA y Caixabank, así como la afectación de la subida del IPC y las reuniones de la Fed y el BoE.

 ¿Qué espera de los resultados de BBVA?, ¿es un valor para tener en cartera o mejor evitarlo por su exposición a Turquía y México?
Los resultados de bancos que hemos conocido hasta ahora han sido buenos, aunque yo me quedo con Bankinter. Con respecto a BBVA, se espera un incremento del beneficio del 30%, unos 3.500 millones y, si lo cumple, el mercado se lo tomará de forma positiva. Es cierto que la exposición que tiene a México y Turquía puede ser negativa, pero si tiene ese impacto negativo, será en las cuentas de 2017. Ese es el cuidado que hay que tener con BBVA.

Con respecto a las provisiones por las cláusulas suelo, creo que va a intentar por la vía legar no pagar más allá de 2013, por lo que el efecto se vería neutralizado.

Ahora, si hay que tenerlo en cartera o no, dependerá de los inversores, pues BBVA está en el punto de mira por el riesgo de su exposición a emergentes. Es cierto que tiene un PER bastante por debajo de la media del sector, lo que no le pasa a Bankinter, pero me gusta más.
 

¿Qué previsiones de resultados se manejan para Caixabank, luego que haya anunciado un aumento de las provisiones por las cláusulas suelo, de 515 a 625 millones de euros?
Se espera un incremento del beneficio de más del 35%. El en cuanto al margen de intereses, creo que no lo hará tan bien como Bankinter. Sí creo que veremos incremento de las comisiones, lo que impulsará los beneficios. Respecto a las provisiones, también las va a compensar con otras partidas, neutralizando el efecto.

Lo bueno que tiene Caixabank con respecto a Santander y BBVA, es que no tiene exposición a emergentes y, por tanto, tiene potencial.

Hay que tener en cuenta que si vemos repunte de la inflación, el BCE podría ir retirando estímulos o incluso subir tipos a finales de este año o el 2018, lo que le daría potencial a la banca.

Por PER, Caixabank también está por debajo de la media del sector, aunque más caro que BBVA, lo que se compensa con la ausencia de exposición emergentes.
 

Hemos conocido que el IPC subió al 3% en enero, el nivel más alto desde 2012 y, además, también ha sorprendido al alza el IPC de Francia. Esto contrasta con un BCE manteniendo las políticas laxas. ¿Cómo nos afecta esto como ahorradores e inversores?
El repunte de la inflación en enero viene por la luz y la energía y esto a los ahorradores les afecta porque pierden poder adquisitivo, pues los salarios no suben en la misma medida que los precios, así que, los inversores pueden compensar esto moviéndose hacia activos con más riesgo, no sólo renta variable, también pueden tomarse posiciones cortas en bonos a través de CFDs. En cualquier caso, el repunte de la inflación da pie a que el BCE cambie su política monetaria y suba tipos de interés, lo que sería beneficiosos para los bancos. Otra opción también sería la deuda corporativa.
 
Mañana no se espera que la Fed cambie su política monetaria, luego que el dólar se haya debilitado tras el dato de PIB agridulce y las políticas de comercio promovidas por Donald Trump. ¿Cree factible que el EURUSD alcance la paridad este año en este entorno?
Es de los momentos más complicados para predecir los movimientos del dólar, pues las políticas que está llevando a cabo Trump son un poco trampa: por un lado ha nombrado a un Secretario del Tesoro que ha reconocido que les beneficia un dólar débil, pues si quieren llevar a cabo la guerra comercial, necesitan ser competitivos, pero si reduce impuestos, incrementa inversión en infraestructuras, se suben tipos y mejora el crecimiento, el dólar se debería apreciar y movería mucho capital de la renta fija emergente, a la americana. Hasta que no veamos lo que puede implementar Trump, es difícil predecir qué hace el dólar, aunque veo difícil que llegue a la paridad porque no les beneficiaría. Si bien, creo que lo podemos ver un poco más abajo, en 1,04. Actualmente se pueden hacer estrategias en el EURUSD de corto plazo, pero predecir el medio plazo es muy complicado.
 
¿Espera que el Banco de Inglaterra mueva ficha en la reunión del jueves después de que Theresa May haya sentado las bases para un Brexit duro?
No lo espero, pues el BoE está en una controversia; por un lado, sino existiera el Brexit, podría ser momento de elevar los tipos, pero sabiendo que se avecina el Brexit, no puede moverlos. De hecho, dependiendo de cómo se implemente el Brexit y si hay depreciación de la libra y decrecimiento, podrían tener que bajar los tipos.