El mexicano Carlos Slim es el segundo hombre más rico del mundo, según manifiesta la revista Forbes que le atribuye un patrimonio de 74.800 millones de dólares a finales de 2014.
Slim Heliu es hijo de un comerciante de origen libanés que se ha hecho a sí mismo y aunque lleva en su sangre el gen de los negocios, la mayor parte de su fortuna ha crecido en las dos últimas décadas.

Slim comenzó como broker y en 1965 fundó el Grupo Inbursa, Algunos medios dicen que a principio de los años 80 logró muchas oportunidades de negocio con la privatización de Telmex y la crisis del peso y la caída del petróleo, que le permitieron hacerse con una gran cantidad de empresas a precios muy bajos. Entre otras Cigatam –segunda mayor tabacalera del país, Reynolds, entre otras muchas.

Precisamente la mayor parte de las decenas de compañías que hoy por hoy forman su cartera están integradas en el Grupo Carso .

grupo carso


Pero el mayor activo de  este mexicano de 75 años y el que le ha convertido en el segundo hombre más rico del mundo, es América Móvil. Él y sus herederos controlan un 62% del capital de la operadora con la que rivaliza Telefónica en la mayor parte del continente.  En 2014 los reguladores del país decidieron que el tamaño de América Móvil  era demasiado grande por lo que debía reducir su dimensión, lo que ha generado que Slim haya decidido seguir invirtiendo fuera del país.

américa móvil


Si nos preguntamos en qué invierte el grupo Carso descubriremos que los tentáculos de esta firma se extienden por casi todos los sectores económicos del país.

En el 2012 compró una participación de los equipos Pachuca y León en México y el Real Oviedo en España.
Fuera de México, Slim ya tenía muchos intereses en Estados Unidos donde, por ejemplo, compró una participación en la cadena Sacks Fith Avenue y el New York Times. En la actualidad el mexicano es el mayor accionista de la legendaria publicación, ya que controla un 17% de su capital.

La decisión de las autoridades de su país de que reduzca su participación en el mercado mexicano de las telecomunicaciones le ha obligado a vender algunos de sus activos y parte de ellos han comenzado a salir dirección a Europa y a Estados Unidos. En América está presente en este sector en todos y cada uno de los países del continente, a excepción de Venezuela y Bolivia. En su vecino del norte controla TracFone, un operador de bajo coste.
En Europa intentó entrar en el sector a través de una OPA por la holandesa KPN, aunque sus intereses se vieron frustrados, una vez más por la entrada de Telefónica en E-Plus.

No obstante, Slim ha visto este año grandes oportunidades en España donde ha lanzado una OPA por Realia y ha comprado más de un 25% de la constructora FCC.

Si nos centramos en la bolsa española, Slim se encuentra presente en el accionariado de cuatro compañías más, en tres de los casos a través de Inmobiliaria Carso, su vehículo de inversión, y en el caso de Caixabank lo hace a título personal, con un porcentaje en la entidad del 0,202% y siendo patrono de la Fundación Bancaria de La Caixa.
También podría tener inversiones más reducidas –por debajo del 3%- en Prisa y en Gas Natural.

cartera de carlos slim


Quizá también le interese leer: El decálogo de inversión de Carlos Slim, el magnate