¿Alguien duda de que la robótica es una de las principales temáticas de inversión y que lo seguirá siendo en los próximos años?

La robótica no es una tendencia para el futuro. Ya está aquí, y no solo en nuestro día a día. También ha llegado para los inversores. Casi cualquier firma de análisis e inversión señalan en su dirección cuando se refieren al futuro. No hay prácticamente ninguna actividad que vaya a poder prescindir de los robots: desde la cocina, la agricultura hasta la medicina. Y eso, como no puede ser de otra manera, se traducirá en un incremento exponencial de la demanda de robots.

La última firma en opinar sobre el tema ha sido AXA IM. Tom Riley, gestor del AXA World Funds Framlington Robotech Fund ha identificado tres sectores en los que la robótica puede revolucionar la industria.

“Aunque estamos todavía en las etapas iniciales de esta etapa disruptive, su potencial de largo plazo es evidente para un cada vez mayor número de inversores”, afirma Riley. El expert apunta que esta temática aporta oportunidades en empresas de todo tipo de tamaño “y está reconocida como una inversión viable y con un potencial de crecimiento superior al mercado”.  

Oportunidades

Explica el gestor que hay un gran número de compañías de gran capitalización que están invirtiendo con fuerza en robótica y automatización. Pone como ejemplo a amazon que en 2012 compró Kiva en un intent por mejorar la velocidad de entrega de sus productos.

En su opinion, “dado el actual ritmo de expansión es previsible que el mercado de la robótica crezca a ritmos de entre el 10 y el 15% al año hasta 2025”. El experto usa cálculos que indican que actualizar a la industria con los últimos desarrollos de la tecnología robótica podrían generar ahorros de hasta 500.000 millones de dólares.

Sectores para invertir en robótica

Salud: Explica el experto que dentro de este subsector la cirugía robótica está creciendo con fuerza, ya que genera beneficios tanto a pacientes como hospitales. Intuitive Surgical es una empresa que está especializada en el diseño y la fabricación del robot cirujano más conocido, da Vinci.

Transportes y coches sin conductor: “la industria de la robótica lleva algún tiempo en el sector de la automoción, aunque ya no se dedica tan solo a construir los coches”, dice el gestor. Ahora, incluso, podrían ser los que los conduzcan, una vez que se popularice los vehículos sin conductor.

“El equipo de Waymo, la division de coches sin conductor de Alphabet, conduce más de 25.000 millas a la semana en calles de Estados Unidos” en este tipo de automóviles.  Rilley apunta que “esperamos que los sistemas de conducción asistida en los automóviles continúen creciendo rápidamente”.  Para invertir en este subsector, el gestor señala al fabricante de semiconductores alemán Infineon, que vende a compañías como BMW, Renault y Tesla.

Facilitadores de tecnología: “el crecimiento de la robótica va a generar un gran impulso en muchas industrias, mejorando su eficiencia y productividad. Una compañía del espectro de las pequeñas empresas es Cognex. Una firma que cotiza en el Nasdaq con una capitalización de unos 8.000 millones de dólares, centrada en el negocio de los servicios de logísitica.

El experto afirma que invirtieron en ella en 2015 porque sus productos se aplican en diversos procesos de fabricación y ensamblaje:  industria de automoción y la farmacéutica.

Compañías robótica