La aversión al riesgo ha partido desde Portugal y está arrasando con toda la renta variable europea. Los principales índices del Viejo Continente pierden soportes y tantean directrices de largo plazo, lo que pone en duda la tendencia a corto y medio plazo. Eso sí, los rebotes no pueden tardar en venir.


IBEX 35
El selectivo español se ha convertido en uno de los índices europeos más penalizados en las últimas sesiones. En la semana se ha dejado más de un 4% y, desde que marcara máximos anuales el 19 de junio en los 11.187, ya ha retrocedido un 6%, más de la mitad de lo acumulado durante el primer trimestre (10,15%).

Pero más allá de los alarmantes porcentajes de caídas, si observamos el gráfico del Ibex 35 por precio, vemos que en la última sesión el Ibex 35 complicó su aspecto técnico al tocar la directriz alcista de largo plazo, aunque aguantó los 10.500 puntos, lo que da esperanzas de volver a los 11.000. Por abajo el selectivo encontaría soporte en la zona de 10.300 puntos. Su tendencia a corto plazo se vuelve bajista y dejamos apartadas las ansias de coronar los 12.000 enteros. De hecho, según José Luis Cárpatos, analista independiente, “sería necesario que consiguiera un par de cierre por encima de 11.200 para volver a mirar hacia su objetivo de largo plazo en los 12.000 puntos”. (Ver: Cartera de acciones Ibex 35. 10.552 a cierre semanal)

ibex 35



DAX
Le podemos colgar el cartel de “índice director de Europa”, ya que la pérdida de soportes del selectivo germano también firma el epitafio del resto de plazas. La perforación de los 9.800 puntos por parte del Dax ha conllevado el cierre del hueco alcista que tenía en esta zona y ahora se convierte en resistencia. Actualmente parece que el selectivo irá a buscar apoyo en la directriz alcista de largo plazo que parte de los mínimos de junio de 2012 y pasa por los 9.600 puntos.

Si logra soportarse en este nivel, la tendencia alcista seguirá vigente y los precios tendrán un gran objetivo alcista: confirmar con contundencia por encima de los 10.000 puntos, máximos anuales que ha atacado infructíferamente en repetidas ocasiones este ejercicio. De hecho, Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, indica que “si volvemos al ver al índice acercarse a los 10.000 puntos, podríamos ponernos cortos en el corto plazo”.

dax



EUROSTOXX 50
El selectivo compendio europeo dijo adiós a la directriz alcista de medio plazo que guiaba sus subidas desde marzo. La pérdida de los 3.200 puntos ha empeorado la situación del EuroStoxx 50 a medio plazo pero logró soportarse, por los pelos, en la directriz alcista de largo plazo que pasa por los 3.150 puntos, por lo que el rebote podría llevarle nuevamente a los 3.200.

A corto plazo, por debajo de la directriz encontraría soporte en los 3.100 puntos y, más abajo, Sara Carbonell, responsable de fidelización de clientes de CMC Markets, advierte que “es importante que no pierda los 3.000 puntos”. Una perforación de este nivel podría llevar al EuroStoxx a la zona de 2.900-2.850 puntos, lo que implicaría volver a niveles del año pasado.

eurostoxx



PSI-20
El PSI ha pasado de ser el índice más alcista de Europa, acumulando una revalorización del 17% en el primer trimestre, a ser el más penalizado y, es que, desde el país vecino han comenzado a reavivarse las llamas que queman las bolsas europeas. De hecho, Banco Espirito Santo fue el valor pirómano que inició el fuego. Así pues, el índice portugués dio la voz de alarma al resto de Europa cuando marcó sus máximos anuales el primero de abril en 7.734 puntos y, desde ese punto, se vino abajo. Ya pierde un 21% de valor desde aquella cota, y lo que le queda, pues en el último mes ha acelerado aun más su tendencia bajista. El PSI ya ha regresado a niveles de 2013 y podría seguir cayendo hasta el siguiente soporte situado en 5.800 puntos.

psi 20