Álvaro Blasco, director de ATL Capital, analiza la actualidad de los mercados. 

¿Ve más movimientos corporativos en un futuro en el sector petrolero?
“No esperábamos que el fuego se abriese con una magnitud de estas características. A este sector podríamos añadirle, incluso, las utilities donde podríamos ver algunos movimientos en el sector”.

¿Repsol podría pasar a manos extranjeras?
“Hasta que adquiera realmente Talisman Energy el precio del petróleo no le hará tanto daño hasta que adquiera definitivamente esta compañía.

Con respecto a su futuro hay muchas posibilidades que se pueden producir.”

¿Qué está sucediendo en el mercado americano que a ustedes les hace ser tan cautos?
“Están bajando los volúmenes de contratación en un mercado que está en máximos. Por otro lado, cuando analizamos los datos macroeconómicos que se han presentado desde la retirada de estímulos la mayor parte de ellos han sido negativos.

Ahora empieza la temporada de resultados de las compañías, la mayor parte de ellas grandes multinacionales a las que la fortaleza del dólar les va a hacer daño. Dentro del S&P 500 hablamos de una caída de beneficios de entre el 3% y el 4%.

Si a ello le sumamos que estamos en máximos, se dan una serie de circunstancias que invitan a pensar en una cierta corrección. Hay mucho dinero que no se atreve a entrar ya a estos precios”.

¿Y podría afectar a la bolsa europea?
“Todo puede afectar. Hay una cierta descorrelación, pero no la suficiente. Europa sufriría, pero sería una oportunidad de compra”.

¿Esperaría a una corrección en el corto plazo para comprar?
“El que lo tiene difícil ahora mismo es el que está pensando en una operación a corto plazo. Para el inversor a medio y largo plazo sería entrar ya con la mitad, al menos, o entrar con todo. El recorte que se podría producir lo llevamos hablando ya otros dos meses”.

¿Dónde ven las oportunidades en estos momentos dentro del sector consumo?
“Quizás, si pensamos en las marcas de lujo habría que reducir algo la exposición. Donde vemos valor es en las famosas Renault…compañías que tienen una venta masiva de vehículos dirigida a un público diferente. Compañías de vehículos de gamas más bajas tienen un gran recorrido porque durante la crisis la gente ha retenido mucho más tiempo los coches.

Hemos visto unas cifras espectaculares de venta en España los primeros meses y pueden darnos muy buenos resultados los próximos trimestres”.

¿Recomienda utilities, un sector vilipendiado este año?
“Está entrando dinero justamente porque se ha quedado atrás. Dinero debería entrar. No descarto ver más movimiento en ese sector y, a nivel europeo, de cara a una mayor concentración de compañías.

Las compañías españolas se han liberado de un lastre muy fuerte, como es la regulación. Deberíamos tener acciones de utilities en la cartera pensando en operaciones largas porque pelotazos no va a haber. Y la rentabilidad por dividendo es muy interesante”.

¿Alguna recomendación?
“Nos parece interesante Repsol, también nos gusta Ferrovial, con una cartera de pedidos muy sólida y se encuentra en todos los grandes proyectos de infraestructuras a lo largo del mundo; nos gusta Enagás, con un dividendo muy suculento…y habría que pensar en el sector financiero donde nos vamos a lo más caro como es BBVA y Bankinter, que es donde nos sentimos más a gusto”.