Se está volviendo a pensar en el inversor particular una vez pasadas las vacas flacas de la crisis financiera. Las compañías españolas se afanan en recuperar o incrementar el dividendo y la manera de hacerlo a menor coste es vía recompra de acciones. El nuevo síntoma de ‘salud’ contable de una cotizada. 

“Estamos viendo cómo se está produciendo una recompra de acciones cada vez mayor”, reconoce Paula Haussman, gestora de banca privada de GVC Gaesco.

Hasta siete compañías han incrementado su cartera desde el año 2014 dentro del Ibex 35, pero si se trata de destacar alguna de ellas estas serían Amadeus y Mediaset. ¿En qué estriba esta diferencia? Se trata de compañías que están recurriendo a la recompra de acciones para crear valor, ni más ni menos, de cara a su accionariado, a diferencia de bancos como BBVA y Banco Santander, Repsol y Telefónica, en definitiva grandes valores que tratan de compensar los programas de ‘scrip dividend’ que vienen realizando a lo largo de la crisis financiera.


MEDIASET Y AMADEUS
La autocartera del Ibex tiene un valor a precios de mercado de más de 6.300 millones de euros, lo que supone casi un 0,94% de la capitalización del Ibex 35, según cifraba Carlos Rodríguez, analista de Ei, a finales del mes de febrero.


“Una de las opciones que más positivamente valoran las compañías es la reinversión en acciones propias que puedan favorecer una repercusión positiva en sus cuentas, vía dividendos o beneficios”, aclara Haussman.

A vista de gráfico el caso más evidente es el de Mediaset. El pasado mes de julio aprobó su programa de recompra de acciones, decía entonces, que “para devolver al accionista el importe” que se le restara en su momento “para comprar el 22% de Digital+”. Durará hasta marzo de este año. “Creemos que en la Junta General de Acciones, que se celebrará en abril de 2015 se votará ampliar el mismo. Descontamos que Mediaset aumente su autocartera”, asegura Natalia Aguirre, de Renta 4.

Dos meses más tarde, en septiembre, desembolsó 10,5 millones de euros para ostentar un 9,75% de autocartera. Su futuro pasa por amortizar estos títulos y retomar el dividendo en efectivo después de dos años.

Autocartera


Amadeus ha seguido estos pasos con la aprobación de un programa de recompra de acciones el pasado 11 de diciembre y al que destinará un máximo de 320 millones de euros, lo que supone adquirir un 2,75% del capital. La última de las compras fue realizada a mediados de febrero y ya cuenta con 1,575% de autocartera, la octava más abultada del selectivo.

Sobra reconocerle a esta compañía su mérito de ser el ojito derecho de los gestores internacionales. “No tiene mucho que ver con España”, nos decía Ben Ritchie, gestor de RV europea en Aberdeen; y se incluía entre “las apuestas pricing power” de Threadneedle en España.

Tan sólo en los tres últimos días, Amadeus ha comprado 338.548 acciones propias entre el 16 de marzo y el 20 de marzo por valor de más de 13 millones de euros, según datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El objetivo, tal y como declara la propia compañías es mantener esta política hasta el mes de mayo y que sea junio el mes a partir del cual se empiecen a amortizar estos títulos.


REFUERZO DEL DIVIDENDO
Las otras cinco compañías restantes que han incrementado su autocartera a lo largo de los años 2014 y 2015 son:

ACS, que, a pesar de que en febrero declaraba un 1,33, inferior al año 2014, su tendencia es alcista si se compara con el 0,903% máximo que llegó a tener hace dos años.

Banco Santanderque cuenta a fecha de hoy con un 0,29% de acciones propias habiendo comenzado el año en el 0,061%, es decir, con un incremento notable. Fue en el mismo mes de enero cuando declaró la recompra ante la CNMV.

BBVA sigue en la línea del Santander en su idea de compensar al accionista. Ahora financiarse resulta más barato gracias a una ecuación muy simple: si el dividendo concede una rentabilidad del 4% lo mejor es cobrarlo y amortizar sin necesidad de salir a buscar liquidez fuera. La entidad presidida por Francisco González cuenta con una autocartera del 0,606% frente al 0,13% del 2014.

Por extensión, para compensar la dilución que representa cualquier programa de pago en acciones o bien para incrementar el dividendo, Repsol y Telefónica también tiene a fecha de hoy más acciones propias que un año antes.

La petrolera ha pasado de ostentar una autocartera del 0,045 en 2014 para tener a día de hoy hasta el 0,623% de acciones propias. En el caso de la teleoperadora la diferencia es, si cabe, más notable pues el porcentaje con el que cuenta es del 2,882% cuando en 2014 tenía un 1,85%.

Autocartera