Scander Bentchikou y Julien-Pierre Nouen, de Lazard Feres, hablan sobre el entorno actual dentro de la renta variable europea.
 
¿Cuál es su visión para los mercados después de la decisión que supimos de la Reserva Federal?
 
Empezando con las perspectivas económicas, creemos que el crecimiento se debería acelerar un poco más en los próximos meses. Creemos que la Fed tenía que haber subido los tipos en septiembre, aunque finalmente no lo hizo, y ahora todo apunta a que lo harán en diciembre. Esto significa que nos estamos moviendo hacia un entorno de subida de tipos.
 
El mercado de acciones podría comportarse bien, porque estamos viendo mejoras en las revisiones de los resultados. Por el contrario, creemos que el mercado de renta fija sufrirá. Probablemente la subida de tipos dejará al dólar al alza, lo que sería bueno para el rendimiento de Europa.
 
¿Se están posicionando de alguna manera para una futura subida de tipos de interés en Estados Unidos?
 
Entre los principales beneficiados de una subida de tipos se encuentra el sector financiero. También creemos que la subida tendrá un impacto en los tipos europeos (arbitraje… ) probablemente los bancos europeos vivirán con un Euribor ligeramente más alto de lo que es hoy.
 
Se van a celebrar las elecciones presidenciales en Estados Unidos. ¿Piensan que podrían alterar el comportamiento de los mercados incluso en Europa?
 
Podrían o no. Cuando vemos la historia de la relación entre la política y los mercados, es muy complicado. Hay tiempos donde hay mucha inestabilidad en el terreno político pero sin causar un impacto en los mercados, y otros en los que impacta mucho. Tenemos que mirar a los diferentes debates, para ver si hay riesgos más probables. Por supuesto, una presidencia de Trump  afectaría a la economía, comercio global.
 
¿Están evitando el sector bancario con los últimos problemas de la banca italiana o las dificultades que atraviesa Deutsche Bank?
 
Los bancos europeos están teniendo una situación muy complicada. El sector está conviviendo en un entorno de tipos de interés extremadamente bajos, lo que hace perder beneficios. Desde un punto de vista estructural, tienen que adaptar la regulación, que está haciendo muy difícil prestar dinero. En general, el sector está viviendo tiempos muy difíciles, especialmente los bancos del Sur de Europa, donde las hojas de balance no están totalmente reparadas. No obstante, aunque el escenario no es muy positivo, es posible encontrar, pese a esta situación, oportunidades rentables en los países nórdicos de Europa, que están dando ahora mismo rentabilidades superiores al 10% en un escenario de bajos tipos. Por tanto, estamos invirtiendo en estos bancos y no tenemos ninguna exposición a los bancos del Sur de Europa.
 
¿Cuáles son sus previsiones para el último trimestre del año para los mercados?

Si miramos a los fundamentales, hay algunos datos positivos. Si miramos a los ingresos de las compañías, están siendo revisados al alza. Hay más estabilidad en los tipos de interés, los beneficios de las financieras no se van a revisar a la baja más y el escenario económico está mejorando. Pero, por supuesto, frente a este escenario de datos positivos, los riesgos políticos aumentarán la volatilidad, especialmente el referéndum de Italia o las elecciones de EE.UU..
 
Los últimos meses hemos visto una estabilización dentro del mercado de las materias primas. ¿Cuál es su visión para este sector?
 
Creemos que la estabilización de las materias primas continuará, no esperamos ni una gran caída o subida de los precios. Creemos que todos los precios se encuentran en buenos niveles para los productores.
 
¿Dónde encuentran las mayores oportunidades ahora mismo en Europa? ¿Qué sectores le gustan?
 
Estamos invirtiendo en casi todos los sectores que no tienen exposición al crudo, pues creemos que los precios del petróleo se mantendrán bajos durante un largo periodo de tiempo, por lo que las compañías ligadas a este sector no pueden mantener la actual política de dividendos. Las mejores oportunidades las encontramos probablemente en el sector financiero, tras un rendimiento que ha sido un desastre en los últimos cinco años y que han sufrido mucho, pero los niveles de valoración de estas compañías son actualmente  extremadamente bajos y consideramos que empezarán a subir de forma gradual. En el universo bancario y financiero es donde encontramos el mayor potencial de cara a los próximos 3 años.
 
¿Cuáles son sus posiciones más importantes en España en este momento?
 
En España nos gusta Ferrovial, gracias a su buena gestión, con exposición a UK y Canadá. El valor ha sufrido recientemente, ya que el Holding del aeropuerto de Londres Heathrow podría sufrir ante las potenciales consecuencias del Brexit. Consideramos que se encuentra a una valoración bastante baja, que nos hace ver al valor como una oportunidad.