Parece que a Yahoo! le crecen los enanos. Yahoo! ya ha avisado de que está dispuesta a seguir adelante con el spin-off de su participación en Alibaba, con todo tendrá que hacer frente a un gran desembolso fiscal por la operación. Por otro lado, su carrera con Google es tan desigual que hay quien piensa que debería parar. ¿Qué opciones le quedan a la compañía tecnológica estadounidense? 
Yahoo! no pasa por su mejor momento en bolsa, ni mucho menos. La compañía que preside la carismática Marissa Mayer parece vivir en varias realidades paralelas y desde fuera, al menos, no se sabe muy bien en cuál de ellas debería quedarse.

Por un lado, la evolución de su negocio parece ir relativamente bien. En el segundo trimestre vimos un crecimiento de los ingresos de más de un 15% con respecto al año gracias a la mejora de sus ventas en todos los departamentos que tienen que ver con vídeo, móviles, y social media. Y eso a pesar de que su beneficio se resintió por los costes fiscales asociados a la salida a bolsa de Alibaba. Con todo, la cifra de ingresos ha regresado a los niveles hace tres años.

Desde que Marissa Mayer cogió el timón hace ahora algo más de tres años, las acciones de la empresa casi se han duplicado, y eso a pesar de la fuerte caída que sufren este año. Desde enero, sus títulos se dejan alrededor de un 40%, en gran parte arrastrados por el mal comportamiento en bolsa de su participada Alibaba.

Alibaba Yahoo!


La empresa americana es uno de sus principales accionistas. De hecho, esta sería la segunda realidad en la que vive la tecnológica, su relación con la participada. Tanto, que a veces parece que tiene más importancia que la propia evolución de sus ratios comerciales. La evolución de las dos compañías en bolsa es absolutamente simétrica.

Por último, la tercera dimensión en la que se mueve la empresa es su batalla contra Google, aunque esta guerra parece pérdida total y absolutamente, con lo que ya quedaría sólo la rendición. Desde que la primera salió a bolsa en verano de 2004, sus acciones han subido más de 2.400 veces, las de Yahoo! apenas se han apreciado un 20%. Esto ha hecho que el valor en bolsa de la primera sea de unos 370.000 millones de dólares, unas 100 veces superior a la de la compañía que preside Marissa Mayer.

Entre tantos frentes abiertos hay quienes piensan que el valor de Yahoo! hoy en día en bolsa no recoge lo que vale realmente. En estos momentos, la tecnológica vale unos 30.000 millones de dólares en bolsa. Sólo la participación en Alibaba representa alrededor de 25.000 millones, una cantidad a la que si se suma la caja que en estos momentos tiene unos 7.000 millones de dólares, ya superaría la cotización. A esto hay que añadirle su participación en Yahoo! Japan que algunos analistas cifran en otros 7.000 millones de dólares.

Con estas cifras se puede observar que el mercado no le está dando ningún tipo de valor Yahoo!. Hay que tener en cuenta que aunque sus distintas unidades de negocio siguen creciendo, es incapaz de competir en el mundo de la publicidad online con otros gigantes como Google y Facebook. Sólo entre estas dos compañías se llevan casi un 40% de todo el dinero que se invierte cada año en el mundo. El porcentaje que se lleva Yahoo! es de alrededor de un 3% y su principal mercado ha quedado relegado casi en exclusiva a Estados Unidos.

El problema para los analistas es que Yahoo! nunca volverá a ser lo que fue cuando salió a bolsa a finales de la década de los 90. En aquel momento la empresa era una historia de éxito y sus acciones llegaron a alcanzar los 108 dólares por título (frente a los 31 actuales). Luego llegó la explosión de la burbuja puntocom y justo cuando el sector estaba levantando la cabeza apareció Google, que comenzó a cotizar en 2004 y que no ha dejado de sorprender por su capacidad de innovar, de crecer y de crear. Y en esta lucha su competidor está completamente inerme.

Hace unas semanas, un profesor de la Universidad de Nueva York, Scott Galloway, decía a Bloomberg que Yahoo! debería recibir la eutanasia. Decía también que Mayer no había conseguido revitalizar la compañía y que, quizá, no era su culpa porque desde 2001 a 2012 habían pasado por el consejo de la compañía siete consejeros más que tampoco supieron cómo coger el rebufo de Google. La cuestión es, ¿está todavía a tiempo de hacerlo?

Si quiere acceder al contenido completo de este artículo, suscríbase aquí.