El FMI ha adelantado parte de su informe de expectativas mundiales que presentará el próximo mes en Perú y en el que se espera que rebaje las expectativas de crecimiento mundial. Este aperitivo pone la atención sobre los países exportadores de materias primas, a los que predice una peor evolución económica. En cambio, Europa parece salir ganando dentro del tablero de juego mundial. 

LOS EMERGENTES, LOS GRANDES PERDEDORES

El Fondo Monetario Internacional ha presentado un nuevo informe en el que contempla las expectativas de la economía mundial. El organismo internacional ha advertido del riesgo que corren los países exportadores de materias primas, pues calcula que la bajada de los precios de las commodities podría restar casi un punto porcentual de crecimiento anual a estas regiones entre 2015 y 2017.

Por si esto fuera poco, los países que exportan materias básicas relacionadas con la energía (básicamente petróleo) lo tienen aún más crudo, pues podrían ver cómo la caída en picado de los precios de estos activos restan 2,25 puntos a su PIB en los próximos dos años, según ha advertido el organismo.

De hecho, recordemos que el FMI ya revisó a la baja en julio (con respecto a abril) sus expectativas de crecimiento para economías como la brasileña o la rusa. En concreto, para el país carioca predijo un débil crecimiento del 0,5% este año y del 1,7% el próximo (-0,4% y -0,3% con respecto a la anterior previsión.

El pronóstico para Rusia es aún más desesperanzador, pues espera que entre en recesión este año con un PIB negativo del 3,4% (frente al crecimiento del 0,6% de 2014) y ligeramente positivo en 2016 (0,2%).

Además, como se puede deducir del reciente estudio, este raquítico crecimiento o, incluso recesión, podría agravarse según los últimos cálculos y debido a que descuentan que los bajos precios del petróleo se mantendrán durante los dos años venideros. Aunque para confirmar estas previsiones tendremos que esperar al próximo mes en el que se presente el outlook definitivo.

También, hay que contar con la menor demanda de materias primas que puede venir de China, pues para este año el FMI prevé una reducción del crecimiento chino hasta el 6,8% y el próximo hasta el 6,3%, lo que se espera redunde en una bajada de sus importaciones, por no hablar del nuevo modelo de desarrollo al que tiende China basado en mayor consumo interno y menor dependencia de las importaciones. Al respecto, Scander Bentchikou & Matthieu Grouès, de Lazard, comenta que “probablemente el tercer trimestre será bastante débil. La debilidad en China es un crecimiento del PIB del 6%, lo cual no es bastante malo (sí para China). Pero pensamos que el gobierno y el banco central han tomado decisiones que harán levantar al alza en los próximos meses y por eso pensamos que probablemente después de un crecimiento del 6% en el PIB en el tercer trimestre debería acelerar de nuevo para rendir quizás al 7% en el cuarto”

Como explica el informe, "la inversión, y por consiguiente el PIB potencial, tiende a crecer a un ritmo más lento en los países exportadores durante las caídas de precios de las materias primas".Por ello, piden ir un paso más allá y, para frenar el impacto negativo del abaratamiento de las materias primas en las economías exportadoras de éstas, el FMI reclama reformas estructurales para reducir la presión sobre la oferta e incentivar el crecimiento de la productividad en las economías exportadoras de materias primas.

Efectos a largo plazo de un aumento de la inversión pública durante los auges de los productos básicos:
pib inversion mmpp


EUROPA Y ESPAÑA, LAS GRANDES BENEFICIADAS
Frente al luto que el FMI arroja sobre los países emergentes, la organización presidida por Lagarde da luz al crecimiento europeo, como un efecto mariposa. Así, en una región tan dependiente de las importaciones de materias primas y petróleo, como la europea, el abaratamiento de estos activos viene a ser un revulsivo para el crecimiento.

Además, también Europa se beneficia de que a EEUU le vaya bien o, mejor dicho, de que su moneda se fortalezca. Así, el reciente informe destaca que desde mediados de 2014 el euro se ha depreciado un 10% (lo mismo que se ha apreciado el dólar) y, según los estudios del FMI, esto conlleva, en promedio, un aumento de las exportaciones reales netas equivalentes al 1,5% del PIB.

Efecto de una depreciación efectiva del 10% en las exportaciones netas reales (porcentaje del PIB):

exportaciones y pib


En este sentido, España se perfila como uno de los grandes beneficiados de estos procesos. De hecho, sigue siendo la economía que encabeza el crecimiento esperado en Europa para este ejercicio y el que viene, con esperados avances del PIB del 3,1% y 2,5%, respectivamente, por encima de la media de la eurozona -1,5% y 1,7%- y superando la media de los países desarrollados -2,1% y 2,14%-.

Esta idea también la respaldan las últimas predicciones del servicio de estudios del BBVA, que mantiene que España alcanzó su velocidad punta de crecimiento en el primer semestre. Para el segundo semestre prevén una ligera desaceleración de la actividad pero, con todo ello, pronostican un crecimiento del 3,2% en 2015 para nuestra economía, cebado por el incremento de las exportaciones

Previsiones PIB del FMI:
previsiones pib