El mercado de las divisas está cada vez más atento a las decisiones de los diferentes bancos centrales. Su evolución va ligada sus decisiones. La incertidumbre que se ha generado en los últimos meses ha tenido influencia en sus gráficos. ¿Qué puede pasar a partir de ahora?
Se había marcado en el calendario el mes de octubre. Pero al final no fue así. El gigante chino había generado mucho temor a nivel mundial. Las dudas bursátiles se henchían por completo sobre el ambiente como la alfombra que casa en la habitación con el suelo y el mobiliario que la rodea. Mucha inseguridad, que llevó a la Reserva Federal y a su presidenta, Janet Yellen, a llevar a la cautela como principal estandarte.

Esa determinación no sólo llevó a los mercados a mostrar dudas en sus movimientos, puesto que los índices se han comportado con irregularidad y volatilidad en los últimos tiempos, sino que también se ha trasladado al mercado de las divisas. Lo hemos podido observar en el par referencia para este entorno: el euro-dólar.

Después de que descendiera desde casi el 1,39 hasta el suelo que marcó el 9 de marzo de este año en los 1,0626, ha efectuado un rebote importante. Y todo muy relacionado con las sensaciones que llegan desde los bancos centrales, donde parece que todo se va a producir más despacio de lo que se pensaba por el panorama global.

Si observamos un marco de tiempo reducido el activo ha dibujado una tendencia secundaria alcista sobre la principal bajista que lleva desarrollando desde que el BCE decidiera implementar el QE en la Eurozona. El retraso del incremento del precio del dinero en Estados Unidos ha llevado a que el par se sitúe controlado en la zona del 1,10 y el 1,14, sin mucho impulso más allá del 1,15, eso sí.

¿Qué podemos esperar si miramos su aspecto técnico? Según nuestros filtros Premium, el euro-dólar manifiesta una clara tendencia bajista en el medio plazo. Por el contrario, ese escenario cambia si cambiamos a un gráfico más a largo plazo. En ese caso su tendencia es claramente alcista, mientras que el volumen que presenta es absolutamente creciente. En total, recibe una puntuación de 7,5 puntos sobre una escala que oscila entre el 0 y el 10.

Euro-Dólar, Premium


Expertos en divisas como es el caso de Daniel Pingarón, estratega de IG, aseguran que si atendemos al discurso de la FED, la decisión que tomó “fue la decisión correcta”. Desde su punto de vista, en octubre no cree que “vayan a subir los tipos de interés”, por lo que ve que lo más probable es que “se puedan subir incluso al primer trimestre del año que viene”. No se descartaría marzo como la fecha referencia.

Esta actuación de la Fed, trasladada a la evolución de EURUSD, es muy clara. “El euro dólar en 3 meses estará por debajo de los 1,12 dólares”, explica Pingarrón. “El Dólar lleva más o menos lateral-consolidando posiciones los últimos meses, después de desplegar un intensísimo movimiento apreciativo desde la segunda mitad del año pasado”, añade.

“Se podría decir que está consolidando niveles para iniciar una nueva escalada, mucho menos intensa, eso sí, que empezará cuando el mercado descuente una subida de tipos a un mes vista”, comenta el analista sobre el comportamiento que podría tener el par una vez la máxima institución monetaria de Estados Unidos decida aumentar los tipos de interés.

Euro-dolar gráfico tecnico


Desde el punto de vista de Pingarrón eso no ocurrirá a finales de este año. “En mi opinión, podríamos ver al EUR/USD en paridad a mediados del año que viene”, argumenta. “Sin embargo, en todo lo que llevamos de año, el EUR/USD ha sido incapaz de mantenerse por encima de 1,14 más de 2 días seguidos…”, apunta sobre los últimos movimientos que ha realizado.

Por último, el experto destaca que el euro-dólar “tiene zona de confort clara entre 1,11-1,13 dólares”. Así, afirma que con el dólar lo que es interesante en este entorno es “buscar estrategias que busquen su apreciación”.