José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga Sociedad de Valores, analiza el momento actual en el que viven los mercados y opina sobre la situaicón de diferentes valores.
¿Qué resumen podemos hacer de la temporada de resultados?

Al ser negocios regulados son dos compañías con ingresos muy predecibles. Quizá Enagás más justa. Pero sin sorpresas, resultados sólidos. En la parte de Iberdrola por efectos positivos por la parte de la divisa en Reino Unido y Estados Unidos. Pero en general, resultados sólidos, ligeramente mejores en Iberdrola y un poco por debajo en Enagás, pero que no aportan para bien ni para mal.

¿Se ha generado alguna oportunidad de entrada en alguna de ellas?

Creo que mientras el bono se vaya destensando este tipo de activos eléctricos van a ir al unísono. Yo tengo tanto Endesa como Iberdrola en cartera, pero con movimientos muy suaves. Lo que sí que es verdad es que de cara a las generales es que se produzca el ruido habitual que es que va a haber un cambio regulatorio. Aunque mi opinión es que no lo va a haber. Una vez que han trasladado al consumidor parte de la tarifa no debería haber un gran cambio regulatorio. Creo que va a tener un buen comportamiento las eléctricas de aquí a final de año pero probablemente de cara al inicio de la siguiente legislatura haya que ser más cauto. Es mi sensación. Yo probablemente mantendré las posiciones de aquí a final de año y según se vaya acercando la fecha de las elecciones generales probablemente vaya deshaciendo posiciones.

¿Qué sorpresa podríamos esperar en esta campaña de resultados?

Creo que toda la exposición a Latinoamérica, que va a tener una repercusión muy fuerte por el tipo de cambio, se está descontando. Creo que Telefónica va a presentar unos sólidos números de crecimiento en Latinoamérica independientemente de que el efecto divisa tenga un impacto en las cuentas de resultados. Pienso que Santander va a presentar unos sólidos resultados en Brasil con mucho menos deterioro del que está descontando el mercado. Por eso probablemente sea una sorpresa positiva para el mercado. Creo esto porque si miro para atrás en 2006 cuando había una recesión económica en España no es hasta bien entrado 2009 cuando se empieza a ver un gran debacle en los números de las compañías. Sí que es verdad que de cara a 2016 tengamos algún trimestre que venga alguna sorpresa negativa. Si son menos malos los resultados de Santander y Telefónica en la parte de emergentes muy probablemente haya una reacción al alza de los índices.

Creo que Santander y Telefónica es una muy buena idea de trading a corto plazo. Creo que el mercado se ha pasado de frenada. Posiblemente tengamos un rebote a los 5 largos o 6 euros de Santander y volver al 12,30 o 12,40 euros de Telefónica. Son los niveles que tengo yo de objetivo. Eso podría llevar al índice a cerca de los 11.000 puntos. Creo que esa sería la zona de descarga y por eso pienso que es una oportunidad de trading a corto plazo.

¿Cuál es su posición para Repsol?

Creo que Repsol por debajo de 11 euros es una vuelta a tomar posiciones. El movimiento de rebote de Repsol acaba en los 13,5 o 14 euros. Creo que no hay valor en la compañía y para ello necesitaríamos un crudo al alza hacia niveles de 55 dólares. Pero pienso que no hay valor dentro de la empresa porque Talisman va a destruir mucha caja en los dos próximos años. No creo que haya sentado especialmente bien el plan estratégico aunque tampoco sé qué esperaba el mercado. Va a ser muy difícil que el potencial de Repsol supere los 13,5 euros.

¿Qué marcha cree que tomará Ezentis tras el cambio de directiva?

Creo que era un hombre criticado dentro de la compañía y que al mercado no le terminaba de convencer. Ahora se pone un hombre de más transparencia y garantías para el grupo. Probablemente será un factor positivo para el grupo Ezentis. Creo que reaccionará bien la acción de Ezentis a las partes altas de 70 o 75 céntimos pero no pienso que vaya a ser capaz de superar esos niveles. En esos niveles de cara a 2016 habría que ser más cautos. Porque podemos entrar en una fase en la que se puede replantear Telefónica si tiene que levantar el pie en las inversiones en Latam en 2016.

¿Qué diferencias habría entre Acerinox y ArcelorMittal?

La verdad es que no hemos dado una en general los analistas con estos valores y ha sido un poco la gran decepción del año. Sobre todo en ArcelorMittal, tras creerme la historia de la reestructuración. Tiene un ciclón en contra con la situación de las materias primas y la exposición a Brasil. Para mí la gran decepción del año ha sido Acerinox. ¿Por qué? Porque el management se equivocó desde mi punto de vista con el mensaje de principios de año completamente. Mandó un mensaje al mercado super optimista, sobre que venía un boom para recoger los frutos de todos los planes de eficiencia del pasado de la estructura de costes tan saneada que tiene y a la primera de cambio pincharon y ha sido una debacle de la acción. Ha sido por una descorrelación entre la realidad y el mensaje que la compañía lanzó al mercado. Creo que Acerinox en 8 euros es una compra clarísima, en 9 es una compra clarísima y hasta en 10. Pero en 12 o 12,70 euros con el nuevo escenario que tenemos no.

¿Sería un buen momento para entrar en Pharmamar cuando salga a cotizar?

Zeltia es la eterna promesa. Desde que llevo trabajando todos los años siempre ha sido el año de Zeltia. Sí que parece que está consiguiendo hitos de comercialización. Falta el granito de Estados Unidos que está a las puertas. Pero sí que es verdad que ha habido una mejora del apetito inversor de la compañía y un poco una normalización en la expectativa sobre la realidad de Zeltia.

¿En los últimos tiempos se ha generado alguna opción de compra dentro del mercado español diferente a las que ya podría haber?

Yo incorporé a DIA con las caídas por debajo de 5,5 euros. Se generó una gran oportunidad de subirse en bolsa europea, en índices. Con BPA al alza, un euro donde está y un crudo donde está el año tiene que acabar en positivo. Y creo que acabaremos en dígito simple alto, 8% o 9%, pero creo que el año será positivo para la renta variable. En España, Iberdrola y Endesa dieron una oportunidad de subirse.