Álvaro Antón, responsable Senior de Desarrollo de Negocio para Aberdeen Iberia explica la situación de los mercados emergentes y las posibilidades de inversión.

Por un lado, tenemos los problemas en Ucrania y en Gaza. ¿Creen que los mercados han descontado estas noticias o piensan ustedes que pueden generar algún episodio de crisis en las bolsas?

Personalmente pensamos que el impacto es menor. Ya no hay tanto descuento. Es menor porque hay un mapa energético diferente. Irak ha dejado de ser protagonista y ha pasado a serlo Estados Unidos con el shale oil y África, que está teniendo también un papel preponderante en todo lo que significa petróleo. Al haber entrado Estados Unidos creo que nos va a quitar las pesadillas y los malos sueños este tema. La OPEP ha dicho: “bienvenido shale oil” y estamos contentos con un petróleo Brent alrededor de los 100 dólares. De hecho, con todos estos problemas que ha habido, el petróleo no se ha movido de la franja entre los 100 y 110 dólares, lo que indica que esa crisis es inferior a lo que siempre hemos pensado. Dicho esto, nosotros tenemos una serie de inversiones en mercados emergentes en petroleras como Petrobras o Petro China y ahí se puede ver ese impacto, dado que son compañías que están entre los tres que mejor se han comportado en todo nuestro portfolio global emergentes. Por último, pensamos que no va a existir un problema de posibilidades de acceder al petróleo siempre y cuando Estados Unidos mantenga esa oferta.

Por cierto, que la bolsa rusa ha caído casi un 8% en sólo unas jornadas, desde el derribo del avión de Malassyan airlines. ¿Cree usted que hay oportunidades en este mercado?

Es una locura lo que ha pasado en Ucrania con el avión y espero que se lleve a los responsables de esto frente a la justicia en cuanto sea posible. En segundo lugar, tenemos dos posiciones en Rusia. Estamos infraponderados con respecto al índice porque somos una compañía que hacemos un análisis propio muy profundo e invertimos en dos empresas porque en concreto en el gobierno corporativo ruso no somos fieles creedores. Una de las principales posiciones es Magnit, que es líder en distribución retail en Rusia. Recientemente hemos incrementado la posición en este valor viendo esta bajada de precio que seguro que tornará en el futuro y en el largo plazo en beneficio para los inversores.

Otro de los focos, este constante, es la evolución de la economía China. ¿Cuáles son sus previsiones para el resto del año en este mercado?

Sabemos que el crecimiento en China es uno de los temas que más preocupa a todo el mundo inversor en el mercado emergente. Pero hemos de decir que desde nuestra experiencia en 1985 en la región siendo unos pioneros en la zona creemos que ya hay otro tema más importante para el mercado emergente y es el comercio mundial. Aberdeen lleva 13 años negativo en China y sigue infraponderado con respecto al índice. Es verdad que empezamos a ser más positivos. Respecto al crecimiento ya no va a ser en ningún caso del 12%. Va a ser un crecimiento estable y mantenido. Además, las reformas estructurales siguen en el camino correcto. Básicamente son liberalización del mercado financiero y de tipos de interés, así como menos dependencia del mundo inmobiliario.

Si China mantiene su demanda en los niveles actuales, ¿qué podemos esperar para países dependientes como Brasil o Sudáfrica, entre otros?

Estamos muy positivos en los dos, pero en concreto le hablo de Brasil. Tienen una dependencia mucho mayor de su consumo doméstico que de lo que son sus exportaciones a China. En la medida que eso siga así en principio no deberían tener problema ninguno de los dos países.

Otro de los focos a muy corto plazo es Argentina y su posible default si no hay acuerdo con los fondos buitre. ¿Cuál es su previsión para este conflicto?

Con Argentina ya está bien. Llega un momento que a todos nos tienen que situar a nuestro punto y en nuestro momento. Ya está bien de corralitos, de amenazas etc. Creo que lo que ha hecho el juez Griesa en Estados Unidos es muy bueno con respecto al gobierno corporativo. Como español estoy muy sensibilizado con el tema de Repsol u otros temas con los que estamos muy vinculados a Argentina y que nos han nacionalizado mucho de lo que hemos invertido en este país. Llega un momento en el que ya hay que decir “stop”. Hablamos de 1.300 millones de dólares que hay que devolver y que los inversores piden el 100%, que es lo que han prestado. Es como si llegas a tu banco y dices “oye no, que te voy a devolver de mi hipoteca un 80%”. Llega un momento que no pueden estar extorsionando como ellos dicen al resto del mundo. Tenemos que poner los puntos sobre las íes. Es una barbaridad que el resto de los acreedores hayan aceptado quitas del 60% de lo que prestaron. Pienso que lo hacen en un momento de crisis y que lo aceptan. Si el juez les hace pagar el 100% el problema es que tienen 15.000 millones de dólares por detrás adicionales que tendrían que abonar.

¿Cree que se terminará llegando a un acuerdo antes del 31 de este mismo mes?

Estando en cuenta atrás y personalmente creo que no van a poder llegar a un acuerdo. ¿Por qué? Porque si usted le da el 10% a estos acreedores consiguen que les devuelvan el 100% al otro 90% que le van a pagar supuestamente el 60% tienen hasta octubre para reclamar el 60% que les quedaría. Pienso y conociendo a los Argentinos que va a estar complicado. Me gustaría que se llegara a este acuerdo y luego ver qué pasa en adelante, pero me parece complejo.

¿Invertiría usted ahora en este país? A pesar de todos los problemas desde inicios de este año el Merval sube más de un 50% ¿hay oportunidades?

La situación de país no es buena. Podría haber oportunidades en alguna compañía puntual. Nosotros tenemos una sola posición que conocemos desde hace 10 años que se llama Tenaris, en la que invertimos a través de una ADR. La conocemos bien y la mantenemos. Es un 2% de nuestro portfolio. Pero pensamos ahora mismo que el resto, y siendo conocedores del mercado argentino, es pura y mera especulación. Es para traders y no para inversores más conservadores como puede ser Aberdeen.

¿Compraría ahora usted bonos argentinos de cara a la resolución de este problema con los fondos buitre o cree usted que es mejor dejar pasar esta opción?

No nos gusta el comportamiento corporativo del ministro de finanzas de Argentina. No vemos que haya posición tomable en Argentina en estos momentos.

Muy relacionado con este tema está la evolución de las materias primas. ¿Qué deberíamos esperar a partir de ahora? ¿En cuáles invertiría?

Nosotros somos un inversor corporativo, no invertimos en materias primas de forma aislada. Tras la bajada generalizada de materias primas que hubo es un momento bueno para invertir en compañías concretas como BHP Billiton, de Sudáfrica, en la que estamos tomando posiciones, debido a que ha sabido gestionar muy bien materias primas.

A principios de año vivimos un episodio grave de crisis en algunas divisas emergentes. ¿Cree usted que los problemas en este sentido están superados?

Nosotros ya lo descartamos. Hasta ahora hemos tenido toda nuestra posición en divisa fuerte o hard currency, porque la divisa local se ha visto muy afectada por todos los temas macroeconómicos: tapering o elecciones, sin ir más lejos, que ha generado volatilidad. Poco a poco vemos como el tapering ya está totalmente descontado y el estrés de los países con más déficit por cuenta corriente se ha pasado ya. Ahora hemos cambiado estrategia y estamos tomando posiciones en moneda local de algunos países emergentes.

¿Si quisiéramos invertir en divisas emergentes, por cuál apostaría?

Hay que ver un poco en general. El sudeste asiático nos gusta mucho.

¿Cuál es su recomendación para un inversor que quiera invertir en emergentes? ¿Cuál sería su cartera ideal? (valores, sectores, activos y países)

Por la parte de renta variable le recomendaría dos regiones claras: por un lado tenemos Latinoamérica cuyos fundamentales y crecimiento son positivos en toda la región en general. México y Brasil fundamentalmente. En Asia nos gusta toda la región excluyendo Japón. Por la parte de renta fija iría más a un fondo global de renta fija que te permita invertir en gobiernos, corporaciones y moneda local.