Nuevas caídas para Banco Espírito Santo (BES) en el día que publica sus resultados del primer semestre y en el que los inversores esperan unas pérdidas récord para la entidad lusa. 
MADRID, 30 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- Nuevas caídas para Banco Espírito Santo (BES) en el día que publica sus resultados del primer semestre y en el que los inversores esperan unas pérdidas récord para la entidad lusa.
Todo hace presagiar que BES anunciará los "números rojos" más abultados de su historia (3.000 millones, según el consenso) que supondrán la necesidad de una ampliación de capital. La nueva dirección del banco apuesta por una solución privada y excluye al Estado.

El equipo dirigido por Vítor Bento ha confirmado que ya ha recibido fuertes muestras de interés de inversores interesados ​​en participar en el fortalecimiento del capital del banco luso.

No obstante, las malas noticias siguen enturbiando a BES. Ayer por la tarde conocíamos que la Asamblea General de Accionistas, programada para mañana jueves en Lisboa, ha quedado suspendida a petición de los dos accionistas de referencia, el banco francés Crédit Agricole y el Espírito Santo Financial Group (ESFG).

En el texto que acompaña a su petición enviada a la Comisión de Mercados de Valores Mobiliarios (CMVM), el grupo de la familia Espírito Santo invoca "factores sobrevinientes e inesperados", y cita entre ellos la petición de suspensión de pagos del grupo, que fue admitida en la mañana del martes por los tribunales de Luxemburgo, donde está radicado el grupo.