En la firma británica esperan que la temporada de resultados sea un tímido catalizador para la evolución de los mercados en el corto plazo, apuntan en esta casa. Sobre todo por la caída en las perspectivas del consenso.

Algo, que según estos expertos es incongruente con la mejora de todos los indicadores macroeconómicos. Esto podría significar, de hecho movimientos al alza tanto en el número de sorpresas positivas de las cotizadas, como en las previsiones para el conjunto del ejercicio.

Sin embargo, tras la época de resultados en Barclays creen que atravesaremos un periodo de tiempo sin muchas sorpresas en el que los mercados se van a dedicar a digerir las altas valoraciones adquiridas en los últimos meses. Todo, en un contexto de mayores restricciones monetarias, una vez que ya se ha iniciado el tapering.

En este sentido, los analistas del banco tienen un objetivo del S&P 500 de 1.900 puntos para finales de este ejercicio y un beneficio de 119 dólares.


De hecho, dada esta previsión de consolidación de las revalorizaciones de 2013 en el primer semestre del año unido a una fuerte caída de la prima de riesgo de la renta variable (Equity Risk Premium) del sector cíclico, estos expertos han decidido tomar decisiones.

En concreto apuestan por sobreponderar el sector de bienes de consumo básico (staples) hasta sobreponderar desde igual que el mercado para reducir la beta de las carteras y la exposición al sector cíclico.

Además, para rebajar la exposición al riesgo de posibles subidas de interés en Barclays han optado por rebajar la recomendación al sector de utilities hasta infraponderar.

recomendacion por sectores