Titulaba Carlos Doblado un artículo aludiendo a que “los osos” no encuentran acogida en Wall Street y es que parece que todo el cariño se lo está proporcionando ya Bankia. Una vez más la entidad 'intervenida' por el Estado, rescatada y máxima expresión de cómo se utiliza la Bolsa en ocasiones para cotizar la 'Marca España' es la protagonista del parqué madrileño. Caldo siempre de malas noticias. Y de especuladores -porque lo de ayer fue una fiesta, señores-. Y nuevamente la pregunta es: ¿cuál es el futuro del pequeño accionista? 

Para explicar la historia reciente de Bankia, dividiremos este reportaje en dos apartados principales: de un lado, su estrategia a seguir en las próximas semanas; de otro, el futuro de los preferentistas y de los accionistas de la entidad.


Parte I. Dos ampliaciones de capital y un contrasplit
La caída del 41,4% de este lunes ha hecho que un accionista tipo que entrara en la entidad cuando esta comenzó a cotizar hace menos de dos años haya perdido un 94% de la inversión. La cuestión es que estas pérdidas serán mayores si se cumple el patrón impuesto por Bruselas que exigía un valor nominal para los títulos de Bankia de un simbólico 0,01 euros y es el precio al que los accionistas parecen estar llevando ya la entidad.

Actualmente, Bankia se encuentra en manos del Estado, vía FROB que controla BFA, en un 48%, mientras que los inversores y accionistas particulares cuentan con el 52% del capital. Pero la situación cambiará radicalmente antes del mes de mayo, fecha límite para la que la entidad haya realizado dos ampliaciones de capital y un contrasplit -filtrado por la prensa- y sin haber sido reconocido oficialmente por Bankia, al menos no a nivel público.

La primera de las ampliaciones de capital se producirá por valor de 10.700 millones de euros de la mano del FROB, o sea a través de BFA que para el caso es lo mismo, y posteriormente será el turno de los preferentistas y titulares de deuda subordinada por valor de otros 4.840 millones de euros. Tras estas dos operaciones, el porcentaje en manos de los pequeños accionistas será del 0,06% de Bankia. “Bankia será la empresa cotizada a nivel mundial con más acciones cotizadas. Va a pasar a tener 1,2 billones de acciones”, asegura Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de ASINVER. Según publicaba este lunes el diario El País, la compañía europea que más cercana se encuentra en número de acciones es la también intervenida Lloyd´s con 70.000 millones de acciones en el mercado.

“Se trata de crear una apariencia”, afirma Flores. “Ser accionista de Bankia va a ser tener un título que representa la billonésima parte de una acción que no vale nada”.

La segunda ampliación de capital vendrá de la mano de los dueños de preferentes y deuda subordinada, pero claro, “¿a quién van a colocar su venta?”, se pregunta Carlos Ladero, analista de WallWood Spain, para “una entidad que vale cero”.

Y, posteriormente, llegará el contrasplit. De 100 a uno, esto es, la acción de Bankia pasará a valer 1 euro después de que cien acciones conformen una sola. “Es un robo a mano armada”, dice Ladero, pero ¿por qué?

GRÁFICO BANKIA, DIARIO (FUENTE: VISUAL CHART)



Parte II. ¿Qué hacer ahora?
“Si es accionista no sé cómo no ha salido ya de la entidad”, asegura rotundo Javier Flores. Y es que la ecuación es muy simple. La Comisión Nacional del Mercado de Valores exige un mínimo precio de cotización fijado este en 0,01 euros por título. De ahí que Bruselas haya impuesto esta cantidad también para Bankia. El problema del contrasplit y de que su precio vuelva a subir de manera artificial hasta el euro es que el recorrido a la baja estará de nuevo presente. “Va a haber un margen de cotización de caída”, comentaba Ladero.

Y es que la posibilidad de rebote, como comentaba algún analista en la jornada de ayer, despierta las carcajadas de más de un experto en análisis técnico. “Ese rebote técnico no empezará a producirse hasta que se coloque por encima del hueco realizado este lunes por encima del 0,24 y eso supone una subida de vuelta del 70%”, según Roberto Moro, analista de Apta Negocios. Hecho que no quita que Bankia se haya convertido -una vez más- en caldo de los especuladores. Basta una imagen para saberlo. (Ver cotización BANKIA)

GRÁFICO DIARIO BANKIA, LUNES 25/03/2013 (FUENTE: BLOOMBERG)


GRÁFICO COMPRADORES / VENDEDORES BANKIA, LUNES 25/03 (FUENTE: BLOOMBERG)


En principio, la frase más repetida entre los analistas consultados es que la entidad de José Ignacio Goitigolzarri es que se encuentra 'en caída libre', así que dado por válido este supuesto... qué debería usted hacer si es accionista. “A todos los que estuvieran comprados de 0,60 euros hacia abajo, les diría que vendieran”, afirma Moro. “A los que vienen comprados por encima de 1 euro, que se queden y a ver qué sucede”. Algunas voces comparan ya la situación de Bankia con el recién intervenido Laiki Bank chipriota (mal de muchos...) dado que lo sufrido por los preferentistas de Bankia podría ser el pan de mañana para nuestros conciudadanos europeos.

“El Gobierno está aplicando sobre Bankia lo que ha venido realizando la Reserva Federal con compañías como, por ejemplo, General Motors”, comenta Ladero. Esto es, esperar. “Con el tiempo y capitalizando un banco, debería funcionar. Lo normal es que el sector bancario comience a recibir financiación pública. Aunque, sin duda, es muy complicado”.

Con una mínima luz a final del túnel que serviría a aquellos que muestren su gusto por agarrarse a un clavo ardiendo -y a ver qué pasa-, a nivel de preferentistas, la opinión de los expertos es bastante más clara. “No se dejen engañar. El arbitraje no es una solución y la única vía es la jurídica”, afirman desde ASINVER. Ergo, denunciar y vender. Carlos Ladero asegura que lo más adecuado es “en el momento en el que realicen el canje, tratar de colocarlas”. ¿Por qué estar tan seguros de la caída? Pues porque “hay un 20% de los actuales preferentistas de Bankia que no están dispuestos a perder un euro más” y esa avalancha de ventas, supondrá caídas adicionales a partir del futuro euro por título al que cotizará la entidad. En resumen, si se es preferentista los expertos recomiendan deshacerse de las acciones tras el canje y si se es accionista desde julio de 2011 quizás sea mejor quedarse. 'De perdidos, al río'.