Carlos Ladero, analista de WallWood Spain, considera que el amago de rescate a Chipre “fue un despropósito” por la manera en la que se hizo. 

“Si, además, le añades que Chipre tiene una reserva natural de gas se cuantifica en 100.000 millones de dólares, se supone que el banco debería tener cierta deferencia y que esto sirviera como garantía. Lo que no tiene sentido es lo que ha hecho el BCE”.

¿Repercutirá sobre otros países?
“Yo creo que los depósitos en España están absolutamente garantizados. El trasfondo está un poco en intentar tantear a ver cómo está el mercado. Si fuera un depositante español no me intranquilizaría en absoluto.

Ahora bien, para mí el gran problema este año será Francia, Holanda y Bélgica. El país galo está en una recesión tremenda y vamos a ver qué pasa.”

¿Cómo se cerró el canje de preferentes de Repsol?
“Se cerró por 92, por encima de cómo cotizan ahora. Nuestra intención ahora es venderlas y ha sido una muy buena opción como preferentes. Quien quiera quedárselas, tiene la opción de quedarse en bonos 10 años con inversión garantizada, aunque una rentabilidad del 3,5% no me parece una buena opción teniendo en cuenta que la rentabilidad subirá”.

Dos situaciones controvertidas dentro del mercado… En primer lugar, Pescanova. ¿Qué ha sucedido y cuál es su futuro?
“Nosotros teníamos PSV en cartera, pero llegó un punto en que era una empresa con muy buenos fundamentales, excepto el tema de la deuda, pero te encontrabas con el presidente no paraba de vender sus acciones.
Esto ya pasó en SOS o en La Seda, por ejemplo, y hay un descontrol tremendo por parte de la CNMV. De momento, se dice que tiene una deuda muy superior, aunque su negocio es rentable.

Dentro hay tres fondos invertidos en Pescanova, además del gran volumen de bonistas. Y no es que haya una guerra, sino que tratan de solventar los problemas para tratar de ver su futuro”.

Y segunda situación complicada es Bankia. ¿Por dónde pasa el futuro de los accionistas?
“Es el vivo ejemplo de Banco de Valencia, que se encuentra congelado en 0,01. El problema del contrasplit es que la acción de Bankia volverá a subir hasta 1 euro y a partir de ahí sí que podrá volver a caer.

Cuando salgan las preferentes, hay un bloque de cientos de miles de acciones cuyos propietarios van a querer vender. Yo, como accionista, en el momento en el que pudiera saldría del título. Como recomendación vender. Es algo que vale cero. Bankia es algo que nunca volverá a ser lo que fue.”

¿Qué opinión le merecen los fondos garantizados?
“Para mí son un engaño. Están garantizando un capital cinco años después, pero hay que tener en cuenta, en primer lugar, que el garante es el banco. Éste garantiza liquidez en base referenciada a lo que haga el Ibex. Al final, lo que está haciendo el banco es comprar ‘repos’ y cubrirse ante un Ibex que subirá o bajará.

Si, además, le sumas que las ventanas de liquidez no son del 100%. Depende del producto al que estén referenciados. Entonces, a la hora de salir antes, o esperas los cinco años o están pillado en un producto que no ofrece buena rentabilidad.”