“Nada realmente nuevo”. Los expertos del operador financiero, Key Capital Partners, son tajantes a la hora de valorar las noticias que la semana pasada se conocieron sobre la política de retribución al accionista de los bancos.
MADRID, 25 FEB. (Bolsamania.com/BMS) .- “Nada realmente nuevo”. Los expertos del operador financiero, Key Capital Partners, son tajantes a la hora de valorar las noticias que la semana pasada se conocieron sobre la política de retribución al accionista de los bancos. Tal y como se preveía desde hacía meses, y como aconsejó el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco de España (BdE) reiteró su recomendación de limitar los dividendos en efectivo al 25% del beneficio.

A diferencia de junio del año pasado, cuando estrenó este consejo, ahora el supervisor permitiría exceder dicho límite “en casos excepcionales (…) siempre que la entidad pudiera acreditar unas perspectivas de márgenes particularmente favorables y un nivel de la ratio de capital de nivel 1 ordinario (CET1) superior, el 1 de enero de 2014, al 11,5 %, es decir, 3,5 puntos porcentuales por encima del nivel de CET1 establecido como referencia para la evaluación global del sistema bancario europeo que llevará a cabo el BCE durante 2014”.

Además, hace ocho meses se refería así al pago de dividendos en acciones: “Las políticas de distribución de dividendos de las entidades deben considerar, además de los pagos en efectivo, los que se realizan mediante entrega de acciones. En la medida en que esta alternativa se utilice de manera recurrente y no responda a una situación temporal o transitoria, es conveniente que el dividendo total por acción se ajuste razonablemente para acomodarse al crecimiento de las acciones en circulación y a la evolución de los beneficios”; pero el pasado viernes, el Banco de España pedía moderación con estos scrip dividends, tanto para moderar la retribución total, como para que “resulte posible satisfacerlos íntegramente en efectivo en el futuro, sin que ello perjudique una adecuada constitución de reservas”.

En esta línea, BBVA anunciaba hace unos meses su intención de dirigirse progresivamente hacia el pago de dividendos en efectivo, aunque en la convocatoria de su junta de accionistas, como explicó durante la última presentación de resultados, mantendrá la posibilidad de realizar cuatro ampliaciones de capital para los cuatro dividendos para disponer de esta opción. Banco Santander también reiteró en su última presentación de resultados el pago de un dividendo total de 0,60 euros pagadero en cuatro tramos todos ellos con la opción de cobrarlo en acciones.

BANCO SANTANDER, UNA DE LAS DIEZ EMPRESAS CON MEJOR DIVIDENDO DEL MUNDO... PERO CON MATICES

En el top ten de los dividendos más generosos de 2013, según el Henderson Global Dividend Index, Banco Santander se sitúa en el puesto nueve, lo que supone descender desde el octavo puesto de 2012. En los últimos cinco años, la entidad cántabra siempre ha formado parte de este ranking: en 2009, en el puesto décimo; en 2010, en el noveno; y en 2011, repitió el décimo puesto. Eso sí, los creadores del informe matizan, en el caso de Santander, que se mantiene en este listado porque se incluyen los dividendos en especie.

La metodología empleada por estos gestores de inversión implica analizar cada año a las 1.200 compañías más grandes por capitalización. En los dividendos que se contabilizan se incluyen las retribuciones en especie, y se computan como si se canjearan al 100% por efectivo. En Henderson reconocen que este método implica exagerar el pago, pero defiende el enfoque como el más proactivo. En este punto, estos expertos mencionan en concreto a España, como caso especial en el que la repercusión del dividendo en especie es significativa.

Este año, no hay más representación española entre los diez primeros, pero no siempre ha sido así. En 2010, Telefónica se colaba el en cuarto puesto, y repetía en 2011. La operadora no ha vuelto a aparecer.

Las diez firmas que componen el top ten (Shell, Exxon, Apple, China Construction Bank, HSBC, China Mobile, Vodafone, AT&T, Banco Santander y General Electric), repartieron en 2013 un dólar de cada 10 de los retribuidos a los accionistas de todo el mundo. En total, 97.100 millones de dólares, un 9,4% del total. Los 20 primeros suman 168.600 millones de dólares, lo que representa un 16,4%. Aunque parece que la retribución a los accionistas a nivel mundial está muy concentrada en los 10 gigantes, ese porcentaje ha caído respecto a 2009, cuando superaba el 12%, mientras que si ampliamos el listado a 20, llegó a superar el 20%, lo que demuestra que crecen las empresas en alza que pueden retribuir a sus accionistas.

Pero hay fenómenos que no varían demasiado. Petroleras y bancos siguen dominando los dividendos mundiales. Las telecos también desempeñan un papel importante. Por regiones, Europa, sin Reino Unido, supone el 13% del total de los dividendos repartidos, y de ese porcentaje, Francia lidera la región con un 25%, seguida de Alemania, con un 18%, y el tercer país europeo (excluyendo Inglaterra) que más dividendos reparte es España. Los países periféricos del Viejo Continente, esto es, Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España, repartieron el año pasado en dividendos 39.200 millones de dólares, frente a los 54.700 millones de 2009, aunque Herderson advierte que no está cerca de Francia, donde en 2013 se distribuyeron 50.500 millones.

Por primera vez desde que existe el índice, las retribuciones a los accionistas han superado el billón de dólares (trillón anglosajón). Destacan estos gestores de activos que en los mercados emergentes, los dividendos se han duplicado entre 2009 y 2011, aunque en los últimos dos ejercicios se ha parado su crecimiento. Ahora, reparten un dólar de cada 7 totales. La región Asia-Pacífico ha mejorado la retribución al accionista un 79% desde 2009.

La crisis del euro ha pesado en los números de Europa, aunque la región sigue siendo la segunda mayor repartidora de dividendos por detrás de Estados Unidos, donde las retribuciones han aumentado un 49% en los últimos cinco años, y suponen un tercio del total del mundo. Para este 2014, espera que los dividendos registren un crecimiento más rápido.

María Gómez