Las previsiones para la bolsa española son positivas, es uno de los activos que nos sigue gustando. “Dentro de un contexto en el que hay mucha liquidez las condiciones de la  bolsa española son favorables”, reconoce José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis.
 En términos de valoración, por PER  podría ser alto pero “la rentabilidad por dividendo comparada con las de las letras o bonos a corto plazo tiene perspectivas positivas". 

Dentro de la renta fija, si distinguimos de la deuda pública y renta fija privada ya ha habido una evolución  positiva en los últimos 24 meses, la caída de la rentabilidad pero en términos de cupón sigue siendo atractivo si la comparamos con la inflación.  La renta fija privada de forma selectiva, hay oportunidades, habrá un proceso de recalificación de algunas compañías que están mejorando de forma significativa y siguen ofreciendo rentabilidad significativa. En Investment Grade será más difícil ganar dinero salvo que se haga de forma activa.
 

Por sectores hay una rotación sectorial sigue habiendo oportunidades en sector utilities y de energía.  Hay empresas de construcción con diversificación internacional y por sectores que nos siguen gustando, construcción pura y servicios, que siguen ofreciendo valor. Nos gustan automóviles por el crecimiento internacional con lo que son varios sectores lo que nos gusta.

Hemos empezado a invertir en renta fija emergente casi 15 meses después de habernos id cuando se comenzó a hablar del fin del tapering. Por una mejora de fundamentales con ejemplos claros y de perspectivas como puede ser India, Mexico u otros países aisáticos hay valor con lo que hemos  vuelto a entrar invirtiendo en deuda pública de estos países denominada en dólares o euros y a corto plazo es una gran oportunidad. Comenzaremos a invertir en estos activos en un tiempo no muy lejano.
 

Estamos en un proceso desinflacionista que supone riesgo de deflación. La probabilidad de que esto suceda todavía es muy baja pero existe un riesgo y tenemos que tener cuidado.  Las autoridades y algunos gobiernos como puede ser el español han comenzado a tomar medidas para que esto no se produzca por lo que ahí es donde se generan oportunidades: medidas del BCE meten mucha liquidez en el sistema que irán a buscar rentabilidad allá donde las haya, en concreto deuda pública de países periféricos con margen bajo pero  también en la renta variable.
 

Las políticas del BCE se han anunciado el 5 de julio, rentabilidad negativa de los depósitos y drenaje del liquidez, ya tienen efecto  pero nos quedan las principales medidas por monto – inyección de liquidez para préstamos y pymes a través de los tipos TLTRO –todavía no han empezado con lo que creemos que de momento esperará a ver. Esta política le ha dado buen resultado y hasta después de verano, salvo que las cosas se deterioren mucho desde el punto de vista del crecimiento y la inflación, no actuará hasta la última parte del año. Si tuviera que llevar a cabo la compra de bonos en el mercado, la cifra es imposible cuantificarla pero el BCE tiene un balance que se ha ido reduciendo en los últimos meses y tiene bastante munición.
 

La recomendación para el verano no es más que dejar el dinero en manos de expertos y personas que sigan los mercados, si tienen que tomar una decisión estén capacitados para hacerlo por si pasara algo. En verano suelen producirse movimientos pero después de esta época las cosas tienen de a relajarse.