Los expertos del banco británico acaban de publicar una nota a sus clientes en la que aseguran que la rentabilidad de los bonos vuelve a brillar de nuevo. 
En ese informe, los analistas repasan qué rentabilidad han tenido el cash, los bonos y la renta variable desde hace casi 90 años. Escriben que “en la pasada década, la renta variable lo ha hecho mejor que el efectivo y la renta fija, con una rentabilidad media anualizada del 4,1% desde 2004. El cash ha presentado sus peores resultados desde los años 70”, aseguran.

En el caso de la renta variable estadounidense, los analistas afirman que “en 2014 lo hicieron mejor que los países desarrollados y los países emergentes por un margen muy amplio”. Explican que este mejor comportamiento se debió a la buena evolución de la economía del país, la buena evolución de los beneficios, y la reactivación de la actividad de M&A.

rentabilidad de activos

Sin embargo, explican que el mejor resultado lo generaron los bonos nominales, tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido. “Los bonos nominales fueron el mejor activo de 2014, con un retorno de un 23%, en contraste con el 13% del año anterior, cuando los inversores tuvieron que digerir los anuncios de normalización monetaria de la FED”.

Es más, explican en esta nota, que los bonos estadounidenses, (treasuries), los TIPS y el crédito, generaron sus mejores retornos desde la crisis europea de 2011. “La divergencia monetaria fue el tema principal de 2014; a pesar de los anuncios de normalización de la FED, los bonos americanos fueron capaces de generar un buen comportamiento”, aseguran.

Cuando echan la mirada atrás, lo hace más allá de 2009, cuando comenzó el actual mercado alcista. En Barclays hablan de la bolsa americana y explican que “Wall Street sólo lo ha hecho un poco mejor que los treasuries y los bonos corporativos en la pasada década. En este tiempo han observado una rentabilidad total del 5,5% anual, en línea con su media de los últimos 50 años, pero por debajo de la media del 6,7% desde 1925”.

Por el contrario, los bonos soberanos y corporativos subieron alrededor de un 5% en la pasada década, “con lo que el diferencial entre la renta variable y los bonos se ha reducido con respecto a la de décadas anteriores”.

En realidad, dicen en Barclays, las mejores décadas para la bolsa fueron las de 1950 y 1980. Por el contrario, la rentabilidad de los bonos ha sido mucho mejor en las últimas tres décadas. “El buen comportamiento en 2014 ha llevado la media de la última década desde el 3,4% anual al 5,1%. La media de largo plazo es de un 2,6%”.

renta variable


Si quiere acceder a más análisis sobre la renta variable estadounidense, pinche aquí.