La enseña de la manzana tenía abierto un proceso judicial en california contra su homóloga coreana para que esta dejara de comercializar algunos smarphones. Finalmente, ha perdido en su intento.
Un juez de Estados Unidos rechazó hoy la petición de Apple para la prohibición de venta permanente en el país de algunos de los grandes modelos de Samsung. La decisión, por tanto, ha sido un revés grande para los intereses la compañía con sede en Cupertino.

El juez del distrito de San José, Lucy Koh, dictaminó que Apple no había presentado pruebas suficientes para demostrar que sus características patentadas eran un factor bastante significativo de la demanda de los consumidores para justificar una medida cautelar.

La petición de Apple para inhabilitar a su máxima competidora de ofrecer en el mercado determinados dispositivos la basa, entre otras cosas, en detalles como el uso de los dedos para pellizcar y hacer zoom en la pantalla, además de utilizar pantalla de cristal plana y carcasas en color negro.

Apple ya ha ganado veredictos del jurado de Estados Unidos contra Samsung por un total de aproximadamente 930 millones dólares.

Koh ya había rechazado una prohibición de este tipo, pero la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito Federal le ordenó a reconsiderar su postura en el pasado mes de noviembre.

A pesar de que Samsung ya no vende los modelos antiguos que se encuentran en la citada solicitud de amparo, Apple ha argumentado en documentos judiciales que tal orden es importante para prevenir que la firma asiática pueda copiar en el futuro nuevos productos.

Samsung, por su parte, argumenta que Apple estaba focalizándose en los nuevos teléfonos de su empresa con el fin de inculcar el miedo y la incertidumbre entre los transportistas y minoristas.