Apenas el 3,1% de los partícipes invertía en una institución de inversión colectiva (IIC) sostenible a cierre de 2020, lo que supone también el 3,1% del patrimonio del total en estos vehículos, según un informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publicado este jueves.

En concreto, el número de partícipes ascendía a 403.213, un 3,1% sobre el total, en tanto que el patrimonio era de 9.496 millones de euros, el mismo porcentaje sobre el total.

A cierre de 2020 existían en España 59 IIC que cumplían con criterios de sostenibilidad, de las cuales 56 eran fondos de inversión de carácter financiero y las otras tres eran sociedades de inversión (sicav).

La mayor parte de las IIC pertenecía a las categorías de renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable internacional, con 14 vehículos en cada una de las categorías, mientras que se declaraban IIC globales nueve de ellas. De las ocho restantes, seis eran de renta fija, una de gestión pasiva y otro de retorno absoluto.

El patrimonio medio se situaba en 161 millones de euros, aunque la cantidad asciende a 169 millones si se consideran solamente los fondos de inversión, con un número medio de partícipes de 6.834, que sube a 7.193 en el caso de los fondos.

El 86,8% del patrimonio total se corresponde con IIC comercializadas a inversores minoristas, mientras que el 13,2% restante lo hace con inversores institucionales, en tanto que el 47,5% estaba invertido en vehículos de renta fija mixta, en la que se incluyen dos fondos de gestoras bancarias con más de 1.000 millones bajo gestión.

Los fondos de renta fija eran los segundos en importancia con un peso del 19,5%, entre ellos el fondo ESG de mayor patrimonio, seguida de la renta variable internacional y la renta variable mixta, con el 17,1 % y el 14,8 %, respectivamente.

De los 56 fondos de inversión, había más de una clase en 40, es decir, se aplicaban distintas comisiones dependiendo del tipo de inversor del que se tratase, y de estos, en 38 había al menos una clase para institucionales y otra para minoristas.

En cuanto a la gestión de estos activos, 39 de las IIC estaban gestionadas por gestoras de grupos bancarios, lo que supone el 66,1% del total, mientras que 20 son de grupos independientes, un 33,9% del total.

Unas 35 de las 59 IIC sostenibles se dio de alta como vehículo ISR de 2018 en adelante, y 16 de estas lo hizo en 2020. La primera de las estudiadas lo hizo en 2010.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El estudio pone de relieve que la expansión de las IIC sostenibles en España se enmarca en un contexto se crecimiento a nivel mundial, tanto en la oferta como en la demanda, que en el caso nacional se deja ver también en los activos de deuda emitidos tanto por el sector privado como por la propia Administración pública.

La rentabilidad obtenida en 2020 por estos activos fue del 1,8%, superior a la del total, que se situó en le 0,8%, un resultado que según el informe "podría estar influenciado por un sesgo de las categorías en las que invierten estos vehículos".

DATOS PREVIOS A LA ENTRADA EN VIGOR DEL SFDR

La CNMV ha especificado que el informe está hecho con datos de 2020, antes de que entrase en vigor el Reglamento europeo de Divulgación en marzo de 2021, que describe las obligaciones de divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros.

De las 59 IIC que declaraban cumplir con criterios de sostenibilidad en sus inversiones al cierre de 2020, 56 han pasado a formar parte de las IIC que cumplen con el artículo ocho del reglamento europeo, mientras que tan solo una declaró cumplir con el artículo nueve.

Las dos IIC restantes, ambas fondos de inversión, han sido absorbidas en 2021 por otro fondo, en un caso un fondo sostenible ya existente y en el otro un fondo no ASG.

GRAN CONCENTRACIÓN EN LAS GESTORAS DE BANCOS

El informe llama la atención sobre la elevada concentración, ya que cuatro fondos pertenecientes a grupos bancarios nacionales abarcaban el 51,2% del patrimonio todas de las IIC sostenibles.

Los vehículos gestionados por grupos bancarios tenían un tamaño medio muy superior a los de gestoras independientes y suponían el 92,9 % del total de activos bajo gestión.

El tamaño medio de las IIC bancarias era de 226,2 millones de euros, mientras que el de las no bancarias era de 33,7 millones, una diferencia "muy condicionada" por tres fondos de inversión gestionados por dos bancos, cuyo patrimonio supera los 1.000 millones.