La vicrepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y para el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha defendido este miércoles en el Congreso el acuerdo alcanzado con Bruselas para limitar el precio del gas a 50 euros por megavatio hora (MWh) y la necesidad de evitar que otras tecnologías de generación eléctrica reciban "muchas compensaciones" debido al funcionamiento del mercado mayorista, que hacen que incrementen "enormemente sus beneficios".

Ribera se ha reafirmado en su consideración de que el mercado eléctrico "está roto" y ha hecho hincapié en que los costes de las distintas tecnologías "no han cambiado en absoluto", salvo los del gas natural.

"Es lógico que paguemos el gas natural al precio del gas natural y que evitemos que haya otras muchas compensaciones al resto de las tecnologías que ven incrementadas enormemente sus beneficios", ha aseverado la ministra en respuesta a una pregunta del diputado del Partido Popular Guillermo Mariscal sobre quién pagará la diferencia entre el tope del gas estipulado y su coste real de mercado.

Ribera también ha destacado que en la coyuntura actual del mercado energético existe un "problema regulatorio" que requiere el apoyo de Europa y también una respuesta nacional, en la cual ha encuadrado el Real Decreto-ley del Plan Nacional de respuesta a la guerra en Ucrania, cuya convalidación o derogación se debatirá este jueves en el Congreso.

Por su parte, Mariscal ha defendido bajar el IVA de la factura eléctrica al 5%, el del gas al 5%, el impuesto de hidrocarburos "al mínimo que permita la UE", crear una "tarifa anual para los consumidores vulnerables" para evitar que se vean afectados por las fluctuaciones de los mercados electricos y subvencionar el 25% de las emisiones de CO2 a la industria.

En ese sentido, el Gobierno ha prorrogado hasta el próximo 30 de junio las rebajas de impuestos vigentes a la electricidad, los descuentos adicionales del bono social y las ayudas para los consumidores industriales.

Las bajadas de impuestos actuales suponen una rebaja del IVA del 21% al 10%, la suspensión del impuesto sobre generación del 7% y la bajada del impuesto especial eléctrico del 5,11% al mínimo legal del 0,5% hasta el próximo 30 de junio.

Por otro lado, Mariscal ha argumentado que con el tope al gas se producirá "una diferencia del precio eléctrico entre Francia y España que hará que los consumidores españoles subvencionen a los franceses al menos durante un año unos 1.000 millones de euros".