Debemos tener en cuenta el beneficio total de estas medidas....aunque otras áreas deben contribuir a la recuperación. Draghi.

La frase anterior ha generado un fuerte debate en el mercado....¿no hay más margen de maniobra expansiva en política monetaria en Europa?. Naturalmente, esta cuestión no se centra tanto en la posibilidad de tomar nuevas medidas desde una perspectiva técnica (esto es obvio que existe) como no técnica. La falta de unanimidad en las medidas limitadas tomadas ya anticipa que la discusión debió ser casi imposible para ampliarlas con otras mucho más profundas.
Sí, resta entonces apelar a que el elevado protagonismo actual de la política monetaria ceda el testigo al resto de las políticas posibles. Y aquí debemos considerar a la política fiscal (Draghi mencionó explícitamente la obligatoriedad de cumplir el PEC)  y reformas estructurales.

De nuevo, el Presidente del ECB dio también por hecho que la política fiscal del área en 2016 será neutral o expansiva. Por primera vez en varios años de ajustes en el déficit estructural primario. ¿Es suficiente para impulsar la demanda y contribuir a la mejora de las perspectivas económicas y de la inflación? Es complicado. Pero, sí podemos afirmar que la conjunción de unas condiciones financieras favorables y una política fiscal limitada expansiva, con el impacto positivo en la renta de las familias de la caída de los precios externos, debería favorecer la continuidad en la recuperación cíclica que ahora observamos. Más allá de esto, me temo que depende de la aprobación de reformas o políticas de oferta.

Nos guste o no, las crisis sirven para llevar a cabo ajustes de excesos acumulados en las fases expansivas. En el caso de la zona Euro, la conjunción de un largo periodo de expansión (la Gran Moderación) y el efecto expansivo de la creación de la Moneda Única, se tradujó en la acumulación de importantes desequilibrios de deuda y competitividad. Y especialmente en las economías periféricas. De nuevo, la Crisis ha obligado a aplicar ajustes, reformas imprescindibles para la permanencia en el Euro; necesarias de cualquier forma para aumentar su crecimiento potencial. Al final, medidas que aumentan la competitividad de las economías sobre la base de una mayor liberalización y flexibilidad en el mercado laboral y de bienes y servicios. A esto me refiero con medidas de oferta. Y sospecho que el Presidente del ECB pensaba en lo mismo el jueves pasado.

En definitiva....

*       Reformas del mercado de trabajo: ajustes del empleo y de la retribución de los trabajadores a la evolución económica a lo largo del ciclo

*       Reformas del mercado de bienes y servicios: recortes de costes administrativos y medidas que favorecen la competencia

Básicamente, podríamos hablar de un consenso hasta el momento en muchos países sobre las reformas llevadas a cabo con los objetivos anteriores. ¿Suficientes? No es fácil llegar a la conclusión de cuándo es suficiente. Se podría por ejemplo oponer que la suficiencia se demostrará con la mayor inversión (productiva) y el empleo. O con los mejores salarios, si a todo lo anterior se le complementa mejor formación y actividad con mayor valor añadido. Las principales instituciones internacionales, como sería el caso del FMI y la OCDE, no consideran que las reformas emprendidas hasta el momento en el área se puedan considerar como suficientes. Y el tiempo, pese a que en el futuro próximo el ECB pueda aprobar nuevas medidas expansivas (eso espero), va en contra para alcanzar unas condiciones de crecimiento elevado y estable en el tiempo. Probablemente también se refería a esto el Presidente Draghi la semana pasada.



José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España