Los inversores institucionales españoles han aumentado su exposición a la renta variable restando peso en el resto de clase de activos hasta finales del tercer trimestre del año pasado, según el barómetro de carteras mayoristas que elabora Natixis Investment Managers.

De acuerdo con este estudio si hay algo claro, es que los inversores de nuestro país han incrementado el perfil de riesgo de sus carteras en un intento por elevar la rentabilidad. En este entorno, redujeron la exposición a renta fija correlacionada con la renta variable, como los bonos high yield y los convertibles, y las estrategias alternativas de renta variable, “probablemente para compensar el aumento de renta variable”, explican desde la entidad que elabora el barómetro.  

Señalan estos expertos que en las carteras conservadoras el incremento del peso en bolsa se ha realizado casi en exclusiva en bolsa europea, “mientras que en el caso de las carteras moderadas y agresivas fue principalmente vía acciones globales, emergentes y japonesas”, explican.

“Pese a este movimiento, existe cierta preocupación en lo que respecta a las valoraciones. Juan José González de Paz, consultor sénior de inversiones en el Departamento de Análisis y Consultoría de Carteras de Natixis IM (PRCG), explica que “aunque las valoraciones son más caras, los inversores creen que en los próximos meses habrá ciertos vientos de cola, como la estacionalidad, los beneficios y el momentum. Quizá esta preocupación por las valoraciones explique que los inversores estén ajustando la exposición a renta variable durante correcciones leves”, explican.

Comentan los autores del barómetro que durante el tercer trimestre la rentabilidad fue positiva en todos los perfiles de riesgo gracias a que casi todos los activos, salvo la bolsa española, presentaron retornos positivos. “

Sin embargo, los tipos de interés extremadamente bajos en Europa hacen que aumente la necesidad de mayores rendimientos entre los inversores. Obtener una rentabilidad razonable con riesgo bajo de tipos de interés y baja correlación con la renta variable se vuelve complicado, ya que requiere gestionar activamente la renta fija para poder simultanear los tres objetivos”, explican en Natixis.

Precisamente, en lo que respecta a los bonos, se está viendo un mayor uso de los fondos de renta fija flexible, posiblemente para aprovechar un entorno menos direccional en este activo. También se ha visto un descenso de las posiciones en high yield y convertibles.