La confianza de los empresarios alemanes ha mejorado de manera considerable en el mes de febrero ante la expectativa del final de la pandemia y a pesar de la amenaza del conflicto en Ucrania, según refleja el índice elaborado por el Instituto de Investigación Económica de Múnich (Ifo), que se ha situado en los 98,9 puntos desde los 96 del mes pasado, su mejor lectura desde septiembre de 2021.

El rebote de la confianza observado en enero responde a las mejores perspectivas de los empresarios alemanes, ya que el subíndice correspondiente ha subido hasta los 99,2 puntos desde los 95,8 de enero, su nivel más alto desde el pasado mes de julio

Asimismo, los empresarios alemanes han mejorado su evaluación de la coyuntura actual, después de cinco bajadas consecutivas del subíndice correspondiente, que ha pasado a situarse en los 98,6 puntos, frente a los 96,2 de enero.

"La confianza en la economía alemana ha mejorado considerablemente", ha destacado el presidente del instituto Ifo, Clemens Fuest, quien ha señalado que las empresas estaban más satisfechas con su negocio actual, mientras que hubo una marcada mejora en las expectativas.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"La economía alemana apuesta por el fin de la crisis del coronavirus. Sin embargo, la escalada de la crisis que azota a Ucrania sigue siendo un factor de riesgo", ha advertido.

A pesar de este optimismo de los empresarios alemanes, el Bundesbank, el banco central de Alemania, advertía este lunes de que la mayor economía europea parece destinada a recaer en recesión en el arranque de 2022, ya que es probable que la actividad económica del país se haya reducido notablemente entre enero y marzo, después de la contracción del 0,7% registrada en el último trimestre de 2021.

"Es probable que la producción económica alemana vuelva a disminuir notablemente en el trimestre de invierno de 2022, según la evaluación de los expertos", recoge el Bundesbank en su boletín mensual, donde señala el impacto de la variante ómicron en la actividad y el comportamiento de los agentes económicos.

No obstante, el banco central germano destaca que la última ola de la pandemia apenas ha dejado huellas en el mercado laboral, permitiendo que continúe la recuperación del empleo, a pesar de la elevada tasa de infecciones.

De este modo, y en vista de la muy buena situación de la demanda, el banco central germano confía en que la economía alemana vuelva a acelerarse en la primavera, siempre que la pandemia disminuya y los cuellos de botella en el suministro continúen aliviándose.