Las materias primas vienen teniendo un año duro en 2017. Aunque las divisas relacionadas a la evolución de éstas también lo han sentido, lo han hecho a un grado mucho menor debido a que el mercado FX, como clase de activo, es menos volátil. A pesar de que las materias primas como grupo y sus divisas relacionadas vienen perdiendo en lo que va del año un 5.2% y 0.2%, respectivamente, ocurre después de que en 2016 se cerrara en verde.


A pesar de que las divisas de las materias primas se han mantenido relativamente sólidas, los datos macroeconómicos de cada país obstaculizará el desempeño durante los próximos meses. 

ETF

El NOK y el CAD expuestos al riesgo de la OPEC 
En el NOK (corona noruega) y el CAD (dólar canadiense), lo que suceda con el mercado del crudo continuará prevaleciendo sobre los fundamentos macro internos de cada país (sustituyéndolos inclusive). A pesar de que el CAD y el NOK han alcanzado mínimos no vistos en muchos meses, el factor de la reunión de la OPEC sigue teniendo un peso significativo, pudiéndolas depreciar aún más. Para la próxima reunión de la OPEC, contemplamos dos escenarios: sea el anuncio de recortes de producción más agresivos o que no se anuncie nada. Creemos que el segundo escenario es más probable y la decepción de los inversores ejercerá una mayor presión bajista sobre el CAD y el NOK. Cabe recordar que la OPEC históricamente ha tenido problemas de adherencia a sus propuestas de limitar la producción y esta vez no es diferente. Los objetivos de producción ilusorios fijados en 2016 no han logrado el efecto deseado mientras el mundo continúa bañado en crudo. El problema para sus miembros es que en la próxima reunión tienen que ponerse de acuerdo para fijar una posición concreta y creemos que es improbable que así suceda dado que la mayoría delos integrantes no tienen ninguna motivación fiscal para reducir la producción.  

ETF

La economía de Noruega está mejorando, a pesar de una reducción gradual de la dependencia con el crudo. La relativa solidez de su economía ha compensado el pobre desempeño del crudo. Aunque el mercado laboral esté mejorando paulatinamente, el exceso de capacidad bloquea el crecimiento salarial. Aunque como resultado del salto en los precios del crudo en 2016, el IPC actual está muy por encima de la meta del banco central (cerca del 2,5%), se espera que disminuya en 2017, reflejando la caída actual del crudo. El Norges Bank ha mantenido su posición monetaria y el aumento potencial de los tipos de interés es acotado debido no sólo al efecto crudo-inflación, sino también a la creciente amenaza de una crisis en el mercado inmobiliario. Es probable que la corona se deprecie en los principales mercados de cambio durante los próximos meses, en particular frente al euro.


El dólar canadiense se ha visto por su parte afectado no sólo por la caída del crudo en 2017, sino también por las amenazas y medidas de proteccionismo comercial anunciadas por la Administración Trump. El CAD cotiza cerca de su nivel más bajo en casi un año y con el 75% de las exportaciones que van a los EEUU, es probable que cualquier retórica o medidas proteccionistas adicionales ejerzan una mayor presión bajista sobre el CAD. Se espera que la economía canadiense continúe desacelerándose y hay un mayor número de individuos en búsqueda de empleo debido a la reducción de la inversión en la industria del crudo. La tasa de desempleo permanece prácticamente sin cambios y mantendrá restringido el crecimiento de los salarios. Como resultado, esperamos que el Banco de Canadá no altere su política monetaria durante un período prolongado. 


El AUD limita sus pérdidas gracias a la estabilización de China
Existe una fuerte correlación entre los términos de intercambio (el monto que Australia recibe por sus exportaciones en relación con lo que paga por las importaciones) y el dólar australiano (AUD). El mineral de hierro es un producto de exportación clave, siendo Australia el mayor exportador mundial. Al ser China el mayor importador de mineral de hierro y el mayor socio comercial de Australia, la economía china sigue siendo un factor importante en el desempeño del AUD. Como resultado, el Aussie se ha visto afectado por las preocupaciones de desaceleración de la economía china. Y se espera que caiga aún más en los próximos meses más a pesar de que la estabilización económica de China pueda atenuar su potencial bajista. Es que los fundamentos macro de Australia no son del todo convincentes y su banco central busca mantener su posición monetaria neutral.

ETF

La fase de estabilización de la economía china no es un catalizador para que el AUD se valorice a corto plazo, ya que a las empresas australianas les podría llevar un tiempo mejorar su situación y estar en condiciones de reanudar las inversiones. Esto sobre todo aplica al sector minero a pesar del plan de desarrollo estipulado en el presupuesto australiano de 2017, de un nuevo plan de infraestructura. La desaceleración del consumo interno y el reajuste en el sector minero, presionarán al AUD hacia la parte inferior de su reciente rango de negociación. La política del Banco de la Reserva de Australia es neutral y es poco probable que cambie, ya que es posible que la solidez del AUD “ haya añadido cierta presión a la baja sobre los precios"; se espera que la inflación sólo regrese a la meta fijada a principios de 2018. 


El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ) también ha mantenido una laxitud monetaria similar a la de su contraparte australiana. El RBNZ era optimista respecto a que la economía neozelandesa se vería beneficiada por la depreciación de su tipo de cambio. Dado que no contempla alterar los tipos de interés hasta el tercer trimestre de 2019, no parece haber factores internos capaces de impulsar una valorización significativa de su tipo de cambio. Sin embargo, las exportaciones de las principales materias primas del país, como los productos lácteos, podrían proporcionar esa alza. La gran mayoría de la producción de lácteos (95%) se exporta y representa el 25% de las exportaciones totales. China es clave también, dado que es el mercado de exportación más importante de Nueva Zelanda. Los precios de exportación de los productos lácteos han subido un 29% entre diciembre de 2015 y marzo de 2017. Si la tendencia continúa, el central neozelandés ser verá obligado a revisar su escenario esperado y el NZD podría iniciar una nueva fase de valorización. 

ETF

El USD como una divisa de materias primas clave
A medida que nos adentramos en el tercer trimestre, la depreciación de las divisas de las materias primas será de algún modo amortiguada por la caída generalizada del USD. Esta última será impulsada por los tipos de interés reales negativos y los temores de que la Fed de no colme las expectativas de los mercados en su reunión de junio. Aunque históricamente existe una correlación negativa entre el valor de las materias primas y el billete verde, últimamente se ha debilitado y ahora yace en el nivel más alto en más de tres años. De todos modos, a pesar de estos factores relacionados a la debilidad del USD, esperamos que ésta sólo tenga un impacto levemente positivo sobre el valor de las divisas de las materias primas.