La Justicia madrileña ha anulado las nuevas barreras contra las estaciones de servicio automáticas impuestas por parte de los ayuntamientos, en concreto el de Alpedrete, según informó la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae).

En concreto, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha dado la razón a la patronal al anular los artículos que impedían la libertad de establecimiento de las estaciones de servicio automáticas a través de la Ordenanza Reguladora de la Instalación de Surtidores de Venta de Combustible del Ayuntamiento de Alpedrete (Madrid).

Esta ordenanza, en sus artículos 12, 16.1, 19 y 20, exigía a las nuevas instalaciones una distancia mínima de los surtidores de combustible a las vías públicas circundantes (calzadas y aceras) de 15 metros; franjas de separación con las zonas residenciales; y una distancia de 50 metros con elementos arquitectónicos. Además, exigía una plaza de aparcamiento por cada 100 metros cuadrados de superficie de la parcela ocupada por la instalación.

El fallo reconoce que estas exigencias no estaban motivadas y atentaban contra el principio de libre mercado al impedir la instalación de gasolineras automáticas, y finalmente eran contrarias al ordenamiento jurídico, añade Aesae.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El presidente de la patronal, Manuel Jiménez Perona, consideró que esta sentencia representa "un aviso para aquellos ayuntamientos que están impidiendo la implantación de las gasolineras automáticas en sus localidades".

"A través de trabas como exigir una distancia mínima con otras infraestructuras o plazas de aparcamiento en la estación, se está vulnerando el derecho a libre mercado y libre competencia perjudicando directamente a sus habitantes", añadió.

Además, Aesae señala que la evolución de las barreras a las gasolineras automáticas ha pasado de ser de ámbito nacional, a un marco autonómico, para finalmente centrarse en el ámbito local.

Por este motivo, y con la experiencia demostrada durante los últimos años, con la ratificación de la experiencia durante la pandemia del Covid-19, y "la explosión de los precios de los carburantes", Aesae pide a los consistorios que "eviten imponer restricciones sin fundamento a las estaciones automáticas, y piensen en los beneficios que para el consumidor tiene el aumento de la competencia en el sector".