El PSOE busca 'colar' una reforma del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero (IGFEI) con una enmienda a una proposición de ley ajena a cualquier asunto tributario, impulsada por este grupo para la publicación de estadísticas de contratación pública con pymes.

Presentada en enero, la proposición persigue la modificación de la Ley de Transparencia para que las administraciones sujetas a esta norma publiquen el porcentaje de contratos adjudicados a estas sociedades.

Esta semana la Mesa puso fin al plazo para presentar enmiendas y el grupo proponente ha presentado en solitario, no con su socio de Gobierno, propuestas en el único sentido de tramitar la reforma del impuesto que grava el uso de los llamados gases fluorados de efecto invernadero.

Esta familia de gases --los hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarburos (PFC) y el hexafluoruro de azufre (SF6)-- tienen un elevado potencial de calentamiento atmosférico y se crean artificialmente para procesos de refrigeración y climatización principalmente, pero también para la extinción de incendios, aerosoles y espumas de aislamiento térmico y eléctrico.

CAMBIOS EN EL TIPO, EL HECHO IMPONIBLE Y QUÉ SE GRAVA

La reforma planteada por el PSOE supone una rebaja de tipos, que pasarían del 2% al 1,5% a aplicar al potencial de calentamiento atmosférico (PCA) que corresponda cada gas, con un máximo de 100 euros por kilo. En todo caso, la propuesta del PSOE es aplicar ese máximo de 100 euros por kilo cuando no se conozca su PCA, salvo prueba contraria.

Otro de los cambios afecta al hecho imponible, que deja de configurarse como la venta o entrega de gases al consumidor final, pasando a gravar directamente la fabricación, importación, adquisición intracomunitaria o la tenencia irregular de gases fluorados. Así, son contribuyentes quienes realicen la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria. En casos de tenencia irregular, será contribuyente quien posea, comercialice, transporte o utilice el gas.

La propuesta del PSOE completa la regulación sobre la base imponible, que se limitaba al peso de los gases, para catalogar la base imponible de aparatos, productos o equipos que contengan gases pero no haya datos necesarios para determinar la base imponible.

EXENCIONES EN TRANSPORTE Y EL USO MILITAR

Entre las exenciones planteadas al impuesto está su uso como materia prima para su completa transformación química y para su destrucción, su utilización en equipos militares o a incorporar en buques o aeronaves de navegación marítima o aérea internacional (excluida la privada de recreo)

A la hora de justificar el cambio, el PSOE encuadra la reforma como parte de los compromisos del Gobierno en el Plan de Recuperación y la reforma fiscal prevista en ella, defendiendo que la propuesta facilita el control en el cumplimiento del impuesto y simplificar las obligaciones formales y la gestión del mismo, tanto por los obligados como por la Agencia Tributaria.

Finalmente, la enmienda plantea que, de cara a la adaptación de los sectores afectados por las nuevas exigencias, hasta el 31 de diciembre de 2023 quede exenta la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de hexafluoruro de azufre destinado a la fabricación de productos eléctricos, y un año más, hasta el 31 de diciembre de 2024, la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de los gases que se destinen a inhaladores dosificadores para el suministro de ingredientes farmacéuticos.