Los ministros de Energía de los países del G7 han pedido a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que "actúen de manera responsable" en respuesta a los problemas del mercado petrolero y la estabilidad del suministro global de energía.

"Hacemos un llamamiento a los países productores de petróleo y gas para que actúen de manera responsable y respondan al endurecimiento de los mercados internacionales, donde la OPEP tiene un papel clave que desempeñar", recoge el comunicado final.

En este sentido, los miembros del G7 expresan su disposición a colaborar con estos países para garantizar un suministro de energía global estable y sostenible.

Los ministros del G7 reconocen que los elevados precios de la energía se sentirán tanto en las economías maduras como en los países en desarrollo que son importadores netos de energía y cuyos recursos financieros se han agotado, por lo que es necesario considerar medidas eficaces para frenar el aumento de los precios de la energía sin comprometer los mecanismos clave de la política climática para impulsar la transición energética.

A este respecto, aseguran que el grupo supervisará de cerca los acontecimientos para tomar más medidas concertadas y estrictas si es necesario, incluso con países fuera del G7.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"Actuaremos de manera solidaria y en estrecha coordinación ante posibles interrupciones del suministro y haremos lo necesario para mitigar el impacto en nuestras economías y ciudadanos, especialmente para proteger a los grupos vulnerables", advierten.

Asimismo, los ministros del G7 se han comprometido a continuar trabajando juntos para garantizar la diversificación de fuentes, suministros, rutas y medios de transporte de energía y minerales críticos para desarrollar la resiliencia del sistema y promover mercados energéticos competitivos, fiables y asequibles basados en reglas transparentes.

En este sentido, reiteran que la crisis actual destaca la necesidad "real y urgente", así como la oportunidad, de que Europa reduzca su dependencia de Rusia diversificando el suministro, acelerando el despliegue de servicios limpios, seguros y tecnologías de energía sostenible y mejorando la eficiencia energética, con un progreso significativo posible para fin de año.

La OPEP y sus aliados liderados por Rusia, el grupo conocido como OPEP+, mantienen desde hace meses su hoja de ruta para elevar gradualmente su producción conjunta de crudo al considerar que el mercado está bien equilibrado, a pesar del efecto de "factores geopolíticos y cuestiones relacionadas con la pandemia".

A principios de mayo, decidieron que a partir de junio la producción de la OPEP+ pasará a ser de 42,558 millones de barriles diarios, frente a la cuota actual de 42,126 millones. Arabia Saudí y Rusia, asumirán el mayor volumen de producción, con una oferta de 10,663 millones de barriles diarios, respectivamente.

Según las cuotas vigentes a partir de junio, los 10 países pertenecientes a la OPEP tendrán que producir un máximo de 25,864 millones de barriles por día, mientras que el resto de naciones podrían bombear hasta 16,694 millones de barriles.