Gestionado por Adam Cordery, el fondo aspira a ofrecer rentabilidad por crecimiento de capital y por ingresos, fundamentalmente por medio de la inversión en una cartera de bonos y otros títulos de deuda con cupón fijo y variable denominados en euros y emitidos por gobiernos, organismos públicos, entidades supranacionales y empresas. El fondo ocupa el primer cuartil a 1, 3 y 5 años y supera el índice2 de referencia en 4,9%, 3,57% y 2,04% respectivamente3.
Adam Cordery, gestor del Schroder ISF EURO Corporate Bond, señaló:

«Aunque la volatilidad y las dificultades han dominado los mercados de crédito recientemente y esta situación puede continuar a corto plazo, el mercado en su conjunto descuenta ya muchas malas noticias. Con el tiempo, se podrá saber con mayor certeza qué compañías sobrevivirán a la recesión y cuáles no. Continúa habiendo oportunidades de compra a precios atractivos en bonos emitidos por compañías fuertes y financieramente sólidas en sectores menos vulnerables a la crisis económica».

Y añadió: «El fondo continúa centrado en compañías de calidad. La cartera está sobreponderada en sectores defensivos como el eléctrico, las telecomunicaciones y los productos de primera necesidad. También se han aumentado en los últimos meses las asignaciones selectivas a valores financieros y cíclicos en aquellos casos en los que creemos que una empresa puede sobrevivir a la recesión. El fondo también está expuesto a deuda de gobiernos, entidades supranacionales y organismos públicos, pues creemos que aportarán valor a corto-medio plazo. Seguimos buscando oportunidades para comprar bonos corporativos de calidad a precios bajos».

Leonardo Mathias, director general de Schroders para España y Portugal añadió : 

“Desde finales del año pasado estamos comprobando cómo el inversor comienza a volver al mercado y, de acuerdo con nuestras previsiones, los fondos de bonos corporativos van a continuar liderando el interés de los inversores muy significativamente. Prevemos que el inversor español continúe destinando parte de su inversión a la renta fija corporativa con grado de inversión, aunque hacia finales de año podríamos observar mayor interés por los bonos corporativos de alto rendimiento, como respuesta ante la caída de la rentabilidad de los depósitos bancarios y la renta fija emitida por los gobiernos en un entorno sostenido de tipos de interés bajos. En las actuales condiciones de mercado, estamos muy satisfechos del éxito del fondo Schroder ISF EURO Corporate Bond tanto por la acogida que está teniendo en España como por los excelentes resultados de su equipo gestor.”