Capri Holdings, la empresa matriz de las firmas de moda de lujo Versace, Michael Kors y Jimmy Choo, se anotó unos beneficios netos atribuidos de 322 millones de dólares (285 millones de euros) en su tercer trimestre fiscal, finalizado en diciembre, lo que supone un incremento del 80% respecto de las ganancias contabilizadas en el mismo periodo del ejercicio anterior.

El presidente y consejero delegado de la compañía, John Idol, ha destacado el rendimiento financiero pese a los actuales "vientos en contra" causados por la pandemia, las restricciones de movilidad y operaciones de tiendas a nivel regional y los desafíos de la cadena de suministros.

Según se desprende de las cuentas trimestrales que ha publicado este miércoles la compañía, los ingresos durante el trimestre fueron de 1.609 millones de dólares (1.422 millones de euros), un 23,6% más.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Por divisiones, las ventas de Versace crecieron un 28,7%, hasta 251 millones de dólares (222 millones de euros), mientras que las de Jimmy Choo avanzaron un 47%, hasta 178 millones (157 millones de euros). Michael Kors se mantuvo como la principal marca del grupo con unos ingresos de 1.180 millones (1.043 millones de euros), un 19,7% más.

El coste de los productos vendidos durante el trimestre fue de 561 millones de dólares (496 millones de euros), un 23,6% más, mientras que los gastos operativos se elevaron a 717 millones (634 millones de euros), un 5,3% más.

En el conjunto de los nueve primeros meses de su año fiscal, Capri multiplicó por seis sus beneficios netos, hasta 741 millones (655 millones de euros). De su lado, la facturación experimentó un incremento del 45,4%, hasta 4.162 millones (3.678 millones de euros).