La Comisión Europea ha adoptado este martes el plan del Gobierno de 18 millones de euros para ayudar a la flota más afectada por el alza de los precios tras la crisis derivada de la invasión rusa de Ucrania.

El objetivo del plan español es asegurar liquidez a las empresas del sector afectadas por la crisis actual, para lo que ofrecerá subvenciones directas de un máximo de 35.000 euros por beneficiario hasta el 31 de diciembre de este año.

El Ejecutivo comunitario considera que se trata de un programa que cumple los criterios del marco temporal que permite ayudas de Estado por la excepcionalidad de la crisis, porque prevé medidas "necesarias, apropiadas y proporcionadas" para poner remedio a las graves distorsiones de la economía.

Estas ayudas a buques y empresas armadoras oscilarán entre los 1.550,52 euros por barco (con un tonelaje bruto de menos de 25) hasta un máximo de 35.000 euros para los buques a partir de 2.500 de tonelaje bruto y fueron aprobadas en Consejo de Ministros a finales de marzo.