Befesa obtuvo en el primer trimestre del año "los mejores resultados trimestrales de su historia" tras ganar 27 millones de euros, cifra un 8,9% superior a la del mismo periodo de 2021, y registrar un resultado bruto de explotación (Ebitda) en términos ajustados de 61,1 millones de euros, un 25% más, según ha informado este martes la compañía, que ha subrayado que estos resultados "respaldan unas buenas perspectivas para el ejercicio 2022".

La empresa dedicada al reciclaje de residuos peligrosos para las industrias del acero y aluminio ha atribuido la mejora de su cuenta de resultados al aumento de los precios de los metales y al buen comportamiento de los volúmenes, incluyendo la contribución de las operaciones de zinc en Estados Unidos y el volumen inicial de la primera planta en China, "lo que ha compensado de sobra la inflación de la energía" y el aumento de los costes de tratamiento del zinc.

Las ventas de Befesa aumentaron un 35,7% en el primer trimestre, hasta los 261,4 millones de euros, frente a los 192,6 millones del mismo periodo del año pasado.

La compañía cerró el trimestre con una cifra récord de tesorería de 237 millones de euros, lo que supone un aumento de 13 millones de euros con respecto a finales de año. Junto con una línea de crédito disponible en su totalidad de 75 millones de euros, Befesa cuenta con más de 300 millones de euros de liquidez.

La compañía ha destacado que la utilización de las plantas se mantuvo en niveles altos y prepandémicos en el primer trimestre y que su expansión en China sigue avanzando según lo previsto, con la primera planta en Jiangsu produciendo desde el 21 de diciembre y la segunda, en Henan, en marcha desde el pasado mes de enero. Befesa espera que esta segunda planta eleve su producción en el segundo trimestre y arranque la producción comercial en la segunda mitad del año.

PREVISIONES Y PAGO DE DIVIDENDO

Befesa espera volver a obtener un crecimiento de dos dígitos en 2022, impulsado por la ejecución de sus proyectos de expansión. En concreto, espera que el Ebitda de este ejercicio se sitúe entre 220 y 270 millones de euros, lo que supone un crecimiento respecto al año anterior de entre el 11% y el 37%.

La compañía ha indicado que este amplio rango de previsión se debe principalmente a la volatilidad del mercado y de los volúmenes, de la energía y de los precios de los metales.

Para seguir financiando su expansión global, Befesa prevé una inversión total de entre 55 y 65 millones de euros este año, y espera que el flujo de caja se sitúe en una horquilla de entre 40 y 80 millones de euros.

El consejo de Befesa propondrá a la junta general anual la distribución de un dividendo por un importe global de 50 millones de euros (1,25 euros por acción), lo que equivale al 50% del resultado neto de 2021, "en el rango superior de la política de dividendos de Befesa".

Tras los resultados del primer trimestre, Javier Molina, CEO de Befesa, ha destacado que, en un entorno de mercado "de altísima volatilidad", Befesa ha inaugurado el año "en la mejor forma financiera y estratégica".

"Nuestras principales iniciativas de crecimiento en Estados Unidos y China están dando resultados. Nuestro enfoque conservador de coberturas de precio de zinc y nuestra estructura de capital a largo plazo salvaguardan los dividendos propuestos y la financiación de nuestra hoja de ruta de crecimiento", ha apuntado.