El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha calificado el anuncio del Gobierno de aumentar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de "insulto" y ha reivindicado un aumento sobre la base de la bajada de impuestos.

Así lo ha señalado en un acto de partido en Ponferrada (León) junto al candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo. En su discurso, se ha mostrado de acuerdo con la necesidad de subir el salario a todo el mundo, si bien incrementarlo en 35 euros es "un insulto" cuando la inflación está "disparada" al igual que la factura de la luz y del gas. "Se quedan peor que cuando llegó este Gobierno", ha lamentado Abascal.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Así, ha reivindicado un aumento del SMI sobre la base de las bajadas de impuestos, con el objeto de que se puedan crear "más empleos y mejor remunerados". Por ello, ha criticado que el aumento del salario mínimo sirva para "recaudar más dinero al Ejecutivo".

Abascal ha incidido, de nuevo, en el "suicidio demográfico, la deslocalización y la despoblación". Tres problemas que "no pasan por casualidad, sino por las políticas". Entre las soluciones que ofrece el resto de partidos está la inmigración, frente a lo que Vox propone que nazcan niños en España y "para los jóvenes, el PSOE ofrece subvenciones para videojuegos y Más País propone porros": "Les ofrecen porquería porque saben que han condenado a una generación al destierro". Sin embargo, ha asegurado que esta situación "no es irreversible".

Tampoco ha pasado por alto la información que hoy se ha publicado y que indica el contacto que ha tenido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, con ETA. "¿Qué podemos esperar de los que gobiernan con quienes han matado a un millar de españoles? ¿De un ministro del Interior que va sacando y acercando a los presos de ETA en función de los intereses de ETA, y unos jefecillos de la banda que le dicen a quién, cuándo y cómo?", ha apostillado.